Público
Público

Quedan menos de 50 tigres en libertad en China, dice una experta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

China cuenta con unos 50 tigres o menos viviendo en libertad, pero los intentos por estabilizar una población en el noreste están empezando a dar sus frutos, dijo el lunes una ecologista.

Los tigres ocupaban en el pasado grandes zonas de China. Sin embargo, su población se ha desplomado debido a la destrucción del hábitat como consecuencia del rápido desarrollo económico y la caza furtiva para conseguir productos utilizados en la medicina tradicional.

Alrededor de diez siguen viviendo en la provincia de Yunnan, en el suroeste, unos 15 en Tíbet, y 20 o así en las provincias de Jilin y Heilongjiang, en el noroeste, dijo Xie Yan, directora de programa de la Sociedad de Conservación de la Fauna Silvestre.

El tigre del sur de China se ha extinguido ya probablemente, dijo al Club de Corresponsales Extranjeros de China, con motivo del Año Nuevo Lunar Chino del Tigre, que empieza el domingo.

"El número de tigres en libertad en China es muy deprimente", dijo Xie. "Tenemos menos de 50 individuos en estado salvaje. Las poblaciones en Tíbet y en el sur siguen cayendo".

"El tigre del noreste está estable ahora, y quizás incrementándose un poco, pero el número sigue siendo muy pequeño", añadió.

Los ecologistas dicen que el comercio de piel y huesos sigue en auge en países como China, que ha prohibido el uso del tigre en medicina, pero donde se siguen usando todo tipo de partes del animal, desde pieles y bigotes a globos oculares y huesos.

Se estima que siguen viviendo en la naturaleza aproximadamente 3.500 tigres en doce países asiáticos y Rusia, frente a los alrededor de 100.000 de hace un siglo, según ecologistas.

Xie dijo que los tigres tibetanos y de Yunnan tienen el futuro más negro, ya que sus poblaciones son pequeñas y están aisladas. Los del noreste, aunque pequeños en número en China, son mucho más numerosos justo al otro lado de la frontera en Rusia, donde siguen viviendo unos 500 en una zona con mucha menos presencia humana.