Público
Público

Quedan suspendidas de cotización las acciones del Northern Rock

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cotización de las acciones del banco Northern Rock quedaron hoy suspendidas antes de la apertura de la Bolsa de Valores de Londres, tras la decisión del Gobierno británico de nacionalizar la institución.

La medida permite al Gobierno hacerse con los títulos del Northern Rock antes de introducir la legislación correspondiente en el Parlamento para concretar el proceso de nacionalización.

Las acciones del Northern Rock cotizaban a 90 peniques al cierre del viernes del parqué londinense.

El ministro de Economía, Alistair Darling, explicará esta tarde en la Cámara de los Comunes la decisión tomada por la Administración laborista al no prosperar las dos ofertas presentadas para rescatar al banco, primera víctima británica de la crisis crediticia mundial.

Pese a la suspensión de la cotización de los títulos, las sucursales del Northern Rock operarán hoy de manera normal.

Esta es la primera nacionalización de una institución en el Reino Unido desde los pasados años setenta.

El objetivo del Gobierno es que este proceso sea temporal y que el banco pase a manos privadas cuando mejoren las condiciones del mercado.

Ninguna de las dos ofertas -la del Grupo Virgin y la de la actual dirección del banco- reunían las condiciones para el rescate.

Según la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, regulador), el banco es solvente y los registros de hipotecas son buenos.

El Northern Rock adeuda al Banco de Inglaterra unos 24.000 millones de libras (más de 32.000 millones de euros) prestados el año pasado para evitar su quiebra a raíz de la crisis crediticia.

El banco, con sede en Newcastle (noreste de Inglaterra), ha sido la primera víctima en el Reino Unido de la crisis provocada por la caída de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos.

El ex director ejecutivo de la aseguradora Lloyd's of London Ron Sandler será el encargado de administrar el banco.

El pasado 21 de enero, el Gobierno anunció un plan financiero, elaborado por Goldman Sachs, consistente en convertir el préstamo del Banco de Inglaterra en bonos garantizados por la Administración británica para estimular la venta del banco y el pago de la deuda.