Público
Público

"Queremos ser un buen amigo de Estados Unidos", afirma Rodríguez Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que España quiere ser "un buen amigo de Estados Unidos" y abogó por una acción concertada de los dos países en Latinoamérica, una región que, advirtió, crece económicamente pero no en justicia social y estabilidad.

Rodríguez Zapatero lanzó este mensaje en Nueva York en el discurso que pronunció en el "Foro de liderazgo mundial", organizado por el instituto de análisis Foreign Policy Association.

El presidente del Gobierno español se comprometió a trabajar para fortalecer la relación "fundamental" de su país con Estados Unidos, pues ambos comparten principios, historia, intereses y responsabilidades.

Como ejemplo de esa responsabilidad compartida citó a Latinoamérica, donde, a su juicio, una acción "más comprometida y concertada" de España y Estados Unidos puede ser "determinante".

"Tenemos vínculos políticos y económicos y una especial responsabilidad para proveer estabilidad y luchar contra la miseria y las desigualdades", recalcó.

Apostó también por incrementar las relaciones económicas y presentó a España como "un país abierto que ha hecho reformas, que sigue con la agenda de reformas económicas y que está abierto a las inversiones norteamericanas".

Junto a la importancia de esas relaciones, destacó el vínculo cultural, principalmente con la comunidad hispana en Estados Unidos, y ofreció el apoyo español a las instituciones educativas norteamericanas para impulsar la enseñanza en español.

"El español crece en Estados Unidos y con ello Estados Unidos mejora", afirmó.

Para lograr un orden internacional seguro, Rodríguez Zapatero subrayó la necesidad de fortalecer el "vínculo transatlántico" entre Estados Unidos y la Unión Europea, uno de los objetivos de España cuando asuma en 2010 la presidencia de turno de la UE.

Rodríguez Zapatero se presentó ante los asistentes a su conferencia como un gobernante que "cumple con su palabra" y recordó así que retiró las tropas españolas de Irak y que ha trabajado para "hacer de España un país avanzado en derechos y libertades" con leyes que favorecen la igualdad entre hombres y mujeres.

"Mi gobierno es uno de los pocos del mundo con más mujeres que hombres y les puedo asegurar que funciona mucho mejor", afirmó entre las risas de los asistentes.

Como bases de su política exterior subrayó el respeto a la legalidad internacional y la defensa "radical" de los derechos humanos.

"Tenemos una visión ambiciosa del orden internacional, creemos en la gran tarea de la paz, en Naciones Unidas, en la legalidad internacional; creemos posible el fin de la miseria extrema y, como país, queremos ser un país de diálogo, de entendimiento con todos los continentes y culturas y un buen amigo de Estados Unidos", manifestó.

Defendió también su iniciativa de la Alianza de Civilizaciones y apostó por fomentar el diálogo y la tolerancia entre culturas y religiones, fortaleciendo las democracias en el mundo árabe islámico.

También puso de manifiesto la preocupación de su Gobierno por el conflicto árabe-israelí, expresó su apoyo a las gestiones de Estados Unidos y a las negociaciones de paz, y ofreció "la máxima colaboración" de España para que el proceso llegue a buen puerto.

En la misma línea, destacó el interés compartido de España y Estados Unidos por solucionar el problema del Sahara Occidental y por impedir que se extiendan los grupos fanáticos islamistas en el Magreb.