Público
Público

Quince días entre rejas por la libertad de los activistas de Greenpeace

Arranca en Madrid la campaña de la organización ecologistas donde artistas, escritores y personalidades serán enjaulados par reclamar que Rusia libere a los 30 detenidos que trataron de escalar una plataforma de Gazprom

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor Benjamín Prado, la fotógrafa Ouka Leele, la actriz Lucía Jiménez o el portavoz de Equo Juan López de Uralde pasarán el día entre rejas. No están retenidos por la Justicia, pero tratan de ponerse en la piel de los activistas de Greenpeace encarcelados en Rusia desde hace un mes por intentar encadenarse a una plataforma petrolífera del gigante energético ruso Gazprom.

Entre los detenidos, que viajaban a bordo del rompehielos Artic Surise en en protesta por las prospecciones petrolíferas en el Ártico, hay 28 activistas, un fotógrafo y un cámara independiente, que se enfrentan hasta a 10 años de prisión.

'Queremos ponernos en la piel de nuestros compañeros que llevan ya más de un mes injustamente encarcelados en Rusia, para intentar entender, aunque sea por unos minutos, cómo se están sintiendo', asegura Mario Rodríguez, director de Greenpeace España. 'Podríamos ser cualquiera de nosotros, cualquier persona que haya alzado su voz, en algún momento, para defender algo en lo que cree. Su delito no es otro que defender el Ártico de forma pacífica' añade.

Por eso la organización recrea de manera simbólica la jaula donde declaran estos días los activistas. Durante siete horas y media de manera initerrumpida a lo largo de este sábado, serán encarceladas personalidades del mundo de la cultura y el espectáculo, miembros de ONG y personas anónimas que irán entrando en turnos de15 minutos. Madrid abre el acto de protesta en El Campo de la Cebada, que visitará otras 15 ciudades españolas durante 15 días, para concluir en Barcelona el 9 de noviembre con un acto similar.

Además de las caras conocidas, las personas anónimas que deseen solidarizarse con la causa pueden inscribirse en un formulario habilitado por la organización ecologista.

'He estado alrededor de 12 días solo en una celda. No tengo libros, periódicos, televisión o alguien con quien hablar. El 'patio para hacer ejercicios' mide 4x5 metros y está rodeado por paredes de cemento y rejas. Encima de estas paredes, un techo impide entrar la luz del sol. La única vez que puedo ver el cielo es a través de la ventana de mi celda. Esto significa que nunca veo el sol', declaraba en un carta el activista suizo Marco Weber, detenido en Rusia.

Ayer, el Tribunal Internacional del Derecho al Mar (ITLOS) informó de que el 6 de noviembre abordará en una vista oral la demanda de Holanda contra las detenciones. Sin Embargo, Moscú ya ha anunciado que no acudirá porque no considera vinculantes sus decisiones con respecto a la aplicación de la justicia en su territorio, en uso de la soberanía nacional.