Público
Público

La quinta fase electoral en Cachemira se ve empañada por la muerte de un manifestante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una persona murió hoy y al menos 23 resultaron heridas en choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes que llamaban al boicot electoral durante la celebración de la quinta fase de los comicios de la Cachemira india.

Según una fuente oficial citada por la agencia IANS, en la localidad de Koil, situada en el distrito de Pulwama, un vehículo paramilitar fue apedreado por un grupo de manifestantes.

Los agentes abrieron fuego y acabaron con la vida de uno de ellos, tras lo cual una multitud entró en la principal mezquita de Koil y lanzó consignas a través de sus altavoces para boicotear las elecciones.

En otros puntos de Pulwama, como Pahu y Karimabad, también tuvieron lugar enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía, que cargó con material antidisturbios y disparó al aire para dispersar las protestas.

Los votantes fueron llamados hoy a las urnas en once circunscripciones, cuatro de las cuales se hallan en el distrito de Pulwama.

En las circunscripciones de mayor presencia hindú, situadas en la región de Jammu, la participación se situó sobre el 60 por ciento, mientras que en las del valle de Cachemira, de población predominantemente musulmana, no pasó del 45 por ciento, según IANS.

Las elecciones a la Asamblea regional cachemir, previstas en siete fases escalonadas, terminarán el próximo día 24 y una semana después tendrá lugar el recuento definitivo.

Las jornadas electorales anteriores se han celebrado en un clima de relativa calma, aunque el voto en alguna de las zonas con mayor presencia independentista -como la capital, Srinagar, y sus aledaños- tiene lugar a finales de año.

Las fuerzas separatistas han pedido el boicot electoral en esta región en disputa entre la India y Pakistán, que desde su independencia y partición, en 1947, han librado dos guerras y varios conflictos menores por el control del territorio.

Los comicios cachemires han registrado bajas cifras de participación desde que en 1987 los perdiera un frente unido de partidos separatistas que partía como favorito y que denunció irregularidades en el proceso electoral, lo cual se tradujo más tarde en el aumento de actividades armadas de grupos islamistas como Lashkar-e-Toiba.