Público
Público

El quinto aniversario del 11-M se celebra sin actos del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Asociaciones vecinales, instituciones locales y autonómicas, sindicatos y víctimas conmemoraron el miércoles el quinto aniversario de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, en los que murieron 191 personas y casi 2.000 resultaron heridas.

Se trata del primer aniversario sin un acto organizado por el Gobierno, si bien el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó su primera intervención del día en el Congreso de los Diputados para recordar a los afectados de los peores atentados de la historia de Europa occidental, cuando 10 bombas estallaron en cuatro trenes de Cercanías.

"(Quiero) trasladar, en nombre del Gobierno, nuestro apoyo y nuestro reconocimiento a las victimas y a los familiares por aquella grave tragedia, fruto de un atentado terrorista", dijo Zapatero.

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, expresó después su "afecto y solidaridad a las víctimas", así como su "deseo de que no se vuelva a producir en España un atentado terrorista".

La estación de Atocha, un de los cuatro escenarios de los atentados, volvió a ser el centro del recuerdo y de los principales actos de homenaje. Por un lado, el organizado por el Ayuntamiento de Madrid, en el que el alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, colocaron una corona de laurel en el interior del monumento conmemorativo.

Felipe, que perdió a su hijo hace cinco años, lamentó que el acto se celebrara sin las víctimas, y que les desalojaran de la sala.

"Lo único que puedo hacer por él es venir aquí, dar un beso a su nombre, que está ahí, y estar 10-15 minutos, pero no me ha gustado que hayan dicho: 'Desalojen'", se quejó en Televisión Española.

Por otro lado, en la entrada de la estación, en el acto convocado por los sindicatos y la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, se colocaron 192 claveles rojos en recuerdo de las víctimas y del GEO que murió en Leganés a principios de abril cuando se suicidaron algunos integrantes de la célula islamista que llevó a cabo los atentados, según la policía.

"Veo tanta ausencia y tanto dolor que no parece que hayan pasado cinco años", dijo durante el acto la presidenta de la Asociación, Pilar Manjón.

Respecto a la ausencia de un acto central, declaró: "No tengo ni idea de lo que ha pasado este año; nosotros hemos llamado a todo el mundo para que nadie dijera nada, al no tener respuesta hemos organizado un acto nosotros".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, participó en el acto más polémico, celebrado en la sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol, junto a la placa conmemorativa de las víctimas.

El Partido Socialista de la comunidad madrileña no acudió en protesta por la investigación de un supuesto caso de espionaje en la región.

Además hubo diversas ofrendas florales y ceremonias en los otros escenarios de los atentados, además de en el Círculo de Bellas Artes y el Bosque del Recuerdo, creado en el parque de El Retiro en homenaje a los fallecidos. También se celebró un concierto en memoria de las víctimas en el Auditorio Nacional, al que acudieron los Reyes y los Príncipes de Asturias.

"NO TE QUEDA OTRA"

"No te queda otra, tienes que seguir tu vida. Yo iba a la universidad ese día, pero tienes que seguir cogiendo el tren", declaró un joven a TVE.

"Yo sí que estaba aquí hace cinco años, llegaba a la misma hora más o menos, fueron días que se pasaron muy mal, la vida sigue y prefiero no pensarlo", afirmó una mujer.

La Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, que agrupa a unos 1.000 damnificados, denunció el olvido institucional que sufren, en especial los que son inmigrantes con escasos recursos económicos.

"Las víctimas están peor", afirmó Manjón en una entrevista publicada el miércoles en el diario El País. "Hemos pasado a un segundo plano. Me imagino que después de cinco años de tirarse nuestro muertos a los pies unos a otros han llegado a una entente cordial".

A ese respecto, un artículo en el diario Público del director general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo en el Ministerio del Interior, José Manuel Rodríguez, apuntó que el sistema español de apoyo a las víctimas es "uno de los más avanzados del mundo".

Los atentados, que se produjeron tres días antes de las elecciones generales, se vieron sucedidos por una larga polémica por la autoría de los ataques, su investigación y la gestión que de ella hizo el Gobierno de José María Aznar, así como por los procesos judiciales que siguieron.

En total, 18 personas fueron condenadas por los atentados.