Público
Público

El quinto país más pequeño elige el Parlamento de la república europea más vieja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ciudadanos del quinto estado más pequeño del mundo, San Marino, con una superficie de 61 kilómetros cuadrados, eligen hoy la composición del Parlamento de la República más antigua de Europa, que data del año 301 d.C.

Más de 31.000 electores están llamados a las urnas en uno de esos pequeños estados que, como Andorra o el Vaticano, presentan particularidades administrativas y alguna que otra dependencia de los países que le rodean, tal es el caso de San Marino con Italia.

Y es que esta república, fundada, según las crónicas, en el año 301 por un cantero, Marinus, que huía de la política anti-cristiana del emperador romano Diocleciano, está completamente rodeada por territorio italiano desde la unificación del siglo XIX en sus 39 kilómetros de frontera enclavados cerca del mar Adriático.

El país vota ahora la renovación de su "Consiglio Grande e Generale" ("Consejo Grande y General"), esto es, un parlamento compuesto por sesenta consejeros que son elegidos cada cinco años por sufragio universal directo.

A los comicios de San Marino, que tiene por moneda el euro a pesar de no ser miembro de la Unión Europea (UE), concurren trescientos candidatos, siete listas y dos coaliciones políticas, una de centroderecha y otra de centroizquierda.

Más de 21.500 son los residentes sanmarineses que podrán votar este domingo y más de 10.300 los extranjeros con derecho a elegir. De todos ellos, destacan dos votantes de 103 años y 229 de más de 90 que están inscritos en el censo de este pequeño país.

Esta "Serenísima República de San Marino", como reza el nombre oficial del estado, ejercerá un voto sobrio este domingo, pues para garantizar el buen funcionamiento de los comicios, el Congreso de Estado -poder ejecutivo- ha prohibido el suministro de alcohol en todo el territorio del país.

Además, a las dos de la madrugada del domingo los locales de copas del país deberán cerrar sus puertas para que los sanmarineses puedan descansar y encarar la jornada de elección con plenas facultades y sin ningún tipo de sueño.

Y a todo ello se añade la prohibición del uso de teléfonos móviles en las sedes electorales y en todos los edificios públicos que abran ese día.

Las autoridades de San Marino no han querido que se les escape ni un detalle: han previsto la apertura de los centros sanitarios para expedir certificados médicos a los votantes con minusvalías, así como un servicio gratuito de autobuses para que nadie ponga como excusa que no pudo votar por no poder ir al colegio electoral.

Las primeras leyes de este pequeño estado, ocupado en 1943 por la Alemania nazi de Adolf Hitler, datan de 1263 y su primera constitución es del 8 de octubre de 1600.