Público
Público

Quito en los ojos del mundo

La capital de Ecuador, mestiza y vibrante, es la Capital Americana de la Cultura durante este año 2011.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Quito ha sido declarada oficialmente Capital Americana de la Cultura durante 2011, una designación que le permitirá exhibir, a través de un sinnúmero de actividades, todos sus encantos como ciudad histórica, mestiza y vibrante.

Un centro histórico declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1978, canciones típicas como el chulla, una bebida tan autóctona y sabrosa como el canelazo, y un sinfín de leyendas como la de Cantuña, el indígena que engañó al diablo en la construcción de la iglesia de San Francisco, son algunos de los motivos que le han llevado a esta capitalidad cultural.

Fundada en 1534 por el español Sebastián de Benalcázar encima de las ruinas que dejó Rumiñahui, el poderoso inca que decidió quemar la ciudad antes que entregarla a los colonizadores, la capital de Ecuador es una mezcolanza de monumentos y edificios de diversos estilos que beben de culturas incaicas, preincaicas y europeas, confiriendo a la ciudad un aspecto único en el mundo.

Quito es una ciudad de una riqueza patrimonial y cultural enorme, pero además mantiene vivas muchas tradiciones y prácticas que forman parte del patrimonio intangible de una sociedad. Sin olvidar que es una ciudad de una belleza geográfica increíble.

La capital ecuatoriana tiene preparadas gran cantidad de actividades a lo largo de este año para celebrarlo, desde teatro y danza, a exposiciones en museos, actividades en plazas y plazuelas, y conciertos de música quiteña y ferias gastronómicas.

Todo ello tiene el fin de expandir su belleza y conseguir atraer la mirada de turistas y curiosos. La designación como capital cultural será un revulsivo para la ciudad que ya se calcula en cifras: un 5% más de turismo este año, según el municipio.

'Muchos turistas quedan maravillados con la riqueza arquitectónica y patrimonial de nuestra ciudad y a veces los quiteños no lo valoramos. La elección de nuestra ciudad como Capital Americana de la Cultura puede conseguirlo', explica María Luisa Sosa, una quiteña orgullosa que no duda de la importancia de esta 'linda iniciativa'.

Con la designación, Quito espera expandirse en todas direcciones, y a modo de diáspora, instalarse en el corazón de todo el que la visite o tenga en mente visitarla. No es una proeza demasiado complicada, según la guía turística del municipio Gabriela Casamen, que lleva cuatro años desvelando a visitantes de todas las nacionalidades los secretos mejor guardados del centro histórico de la ciudad.

'El turista adora Quito por la buena conservación de los monumentos históricos, la hospitalidad de la gente y por edificios como la Iglesia de la Compañía de Jesús, considerada una de las cien edificaciones más importantes del mundo y de una belleza única', dijo.

Desde sus 2.850 metros de altura, vive una eterna primavera en un enclave excepcional marcado por el imponente volcán Pichincha.

Ser capital cultural del continente es todo un orgullo, pero también un reto, porque ahora la ciudad tiene la ardua tarea de posicionarse en el competitivo mercado internacional de turismo y convertir todas sus cualidades en marca.

Esa marca debe estar salpicada de todo aquello que la caracteriza -arquitectura, religión, cultura, naturaleza, sabor andino y artesanía, entre otras cosas- para que consiga perpetuarse en los gustos del viajero, tan cambiantes como el cielo de Quito.


Turismo de Quito
Turismo de Ecuador