Público
Público

Rabat advierte de que peligra la cooperación en inmigración por el 'caso Haidar'

El ministro marroquí de Asuntos Exteriores acusó a la activista saharaui de ser la causante de su situación y de no ser una defensora de los Derechos Humanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 'caso Haidar' está afectando a las relaciones de los gobiernos de España y Marruecos. Al menos es lo que asegura, el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi Fihri, que ha acusado a la activista saharaui Aminetu Haidar de ser la causante de su situación y de no ser una defensora de los Derechos Humanos, sino un miembro del Frente Polisario.

Pese a que la postura del Ejecutivo español es diferentes, Fassi ha preguntado a España con quién quiere que Marruecos construya el futuro, si con el que coopera en materia de inmigración para combatir la inseguridad o con el que 'no quiere ni Magreb ni Europa'.

Fassi Fihri, quien recordó que Marruecos 'nunca' llegó a un acuerdo con España el pasado viernes para que Haidar regresara a El Aaiún, se preguntó 'hasta dónde se llegará para infectar la relación hispano-marroquí'. 'Hace años que se construye pacientemente esta relación en el sentido del interés recíproco y hemos hecho mucho. Es a esta España a la que me dirijo', agregó el ministro en declaraciones a la prensa en Bruselas.

Así, recordó que España y Marruecos ha hecho 'mucho' por construir el futuro y que 'cuando hay inmigración es con nosotros con quien habla no con nadie más' o 'cuando hay problemas de inseguridad o perspectivas de inversión', recalcó Fassi Fhiri.

Asimismo, reprochó a Haidar usar el pasaporte marroquí 'como un trapo'. 'Un pasaporte en Marruecos tiene un símbolo y no se puede usar como un trapo, como algo para acceder a un territorio con un plan político', dijo tras insistir en que Aminetu Haidar 'recibe instrucciones de sus socios' y que son ellos 'los responsables de la región, de la estabilidad de la región y de la solución del conflicto saharaui'.

Reiteró, asimismo, que Rabat nunca alcanzó un acuerdo con España para permitir el regreso a El Aaiún de Haidar y que él mismo recibió al Embajador de España en Rabat para decirle que 'la postura de Marruecos no había cambiado'. 'No se puede recibir a alguien que dice que quiere entrar sin reconocer la nacionalidad y no usar el pasaporte marroquí', remachó.

El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha explicado hoy que siguen las gestiones diplomáticas para resolver la situación de la activista saharaui Aminetu Haidar y ha asegurado que las relaciones con Marruecos siguen siendo 'sólidas' y que no ha habido 'ningún malentendido'.

A su llegada a una reunión en Bruselas con sus colegas de la Unión Europea, Moratinos ha señalado que el trabajo para tratar de hallar una solución al caso de Haidar está en curso a escala comunitaria y también en las Naciones Unidas.