Público
Público

Rafael Amargo huye de su "época loca" y recupera "las fuentes del flamenco"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo ha dejado atrás "una época muy loca" que le impulsó a marcharse a vivir a Los Ángeles y que hizo que su baile se hiciera "muy payo" y regresa ahora a los escenarios españoles para recuperar "el sitio en el que estaba" y beber de "las fuentes del flamenco".

Por eso ahora lleva a escena "La difícil sencillez", su octavo espectáculo, un montaje que estrenó a principios de este mes en el festival valenciano Sagunt a Escena y con el que desde el próximo 20 de agosto y hasta el 20 de septiembre estará en los Teatros del Canal de Madrid.

Durante los ensayos para estas funciones, Rafael Amargo (Granada, 1975) ha explicado hoy que en este montaje busca el concepto lorquiano del "duende", ese momento "en el vértigo, el límite y la herida" que también se vive cuando "el toro entra a matar al torero y la plaza exclama 'olé'".

Con este nuevo espectáculo, el bailarín deja atrás estos últimos años en los que su baile se había vuelto "muy payo y muy europeo", para reencontrarse con un flamenco "más austero y menos sinvergüenza".

"La difícil sencillez" se basa en la conferencia de Federico García Lorca "Juego y teoría del duende", para volver al Amargo de hace ocho años, el que creó una coreografía para "Poeta en Nueva York".

"Hace tiempo que no me ponía nervioso porque realmente no creía en lo que hacía", ha reconocido el bailarín, tras asegurar que ahora será "el Rafael Amargo de éxito que todo el mundo quiere ver".

Para ello, Rafael Amargo se ha rodeado de nueve bailarines, doce músicos en directo y del cantante y guitarrista Manuel Molina, integrante de la pareja flamenca "Lole y Manuel", como artista invitado y autor de las letras de las canciones que desfilan por "la difícil sencillez".

La labor de Amargo no se limita a los escenarios y por ello, la UNESCO le ha concedido un premio por la difusión Internacional del Flamenco, un galardón que recibirá el próximo mes de marzo en París.

"Los premios no te sacan ni de pobre ni de rico, pero reconocen el trabajo", ha subrayado Amargo, quien en los países que visita suele impartir clases magistrales "para que la gente se familiarice con el arte del flamenco".

Tras su paso por Madrid, Amargo presentará "La difícil sencillez" en una gira latinoamericana porque en el extranjero "existe un público muy agradecido que quiere tradición y sello español".