Público
Público

Rajoy acude a la cumbre europea resignado ante los recortes en las ayudas agrícolas

Tras el fracaso de las negociaciones en noviembre, los líderes europeos se reunirán para pactar el presupuesto para 2014-2020

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 se reunirán este jueves y viernes en Bruselas para cerrar el marco presupuestario comunitario de 2014 a 2020. Tras el fracaso de las negociaciones en noviembre, tendrán que acordar definitivamente no solo el alcance del recorte, que por primera vez será inferior al actual, sino también qué políticas serán las más afectadas. España tendrá que luchar por mejorar su saldo en las negociaciones, especialmente en materia de ayudas agrícolas.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llega a Bruselas en pleno escándalo por el caso Bárcenas sobre presuntos pagos opacos a miembros de la cúpula del PP a cargo del extesorero del partido, que ha tenido una gran repercusión en la prensa europea y en los mercados.

De momento, ha recibido el apoyo expreso de la canciller alemana, Angela Merkel, mientras que la Comisión ha eludido pronunciarse sobre los casos de corrupción. 'Cualquier cosa que aumente la inestabilidad es mala y cualquier cosa que aumente la estabilidad es buena', ha dicho este miércoles un alto funcionario de la eurozona al ser preguntado por la corrupción en España y las elecciones en Italia.

España entra en la recta final de las negociaciones sobre el presupuesto de la UE y podría mantenerse como beneficiario neto en el cómputo global de los próximos siete años, según Bruselas. Ello mejora la expectativa inicial del Gobierno, que daba por hecho que España se convertiría en contribuyente neto a las arcas comunitarias en el próximo periodo.

La última propuesta de compromiso de Van Rompuy, presentada en noviembre y que será el punto de partida de la negociación. Según su propuesta, Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia, que en el actual periodo son objetivo prioritario de la política de cohesión de la UE, mantendrán al menos el 60% de las ayudas europeas, en lugar del 57% propuesto anteriormente. Además, se les aumenta de 300 a 500 euros la prima por parado para el nivel de desempleo que supere la media de la UE.

Extremadura conservará la mayor parte de sus subvenciones porque su nivel de renta sigue por debajo del 75% de media de la UE, y recibirá una prima por parado de 1.300 euros. El compromiso de Van Rompuy incluye además 50 millones de euros extra para Ceuta y Melilla y subvenciones específicas para Canarias en su condición de región ultraperiférica.

El Gobierno cree que el reparto de las ayudas a las regiones queda 'aceptablemente bien' y no está satisfecho con las subvenciones agrícolas adjudicadas, aunque ve improbable que se aumente esta partida. En cambio, sí considera que puede lograr importantes fondos del nuevo instrumento para combatir el paro juvenil.

La principal novedad consistirá en la creación de un fondo específico destinado a combatir el paro juvenil y dotado con 'varios miles de millones de euros', según ha anunciado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. Aunque todavía se desconocen los detalles, la ayuda se concentrará en los países y regiones con más paro, y por tanto beneficiará especialmente a España, con una tasa de paro juvenil del 55,6%.

En todo caso, las posturas siguen muy alejadas entre los contribuyentes netos -Reino Unido, Alemania, Holanda y los nórdicos-, que reclaman todavía más ajustes en línea con la austeridad exigida a las capitales; y los beneficiarios de las ayudas europeas, como España, que tratan de limitar el alcance de las rebajas. Este enfrentamiento impidió el acuerdo al primer intento, en la cumbre del 22 y 23 de noviembre.

También Francia, la Comisión y la Eurocámara rechazan los recortes y piden que el presupuesto de la UE sirva como estímulo para reactivar el crecimiento en la UE y como herramienta de solidaridad con los países más afectados por la crisis. Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha sugerido que propondrá este jueves una disminución adicional de 15.000 millones de euros (que se sumaría a los 80.000 millones que ya ha ajustado respecto a la propuesta inicial de Bruselas).

El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, ha pedido a los líderes europeos que 'superen sus diferencias' y cierren un compromiso. 'Un nuevo retraso enviaría un mensaje muy negativo en este tiempo de recuperación económica frágil', ha avisado. 'Serán negociaciones difíciles y complejas, pero es ahora o nunca', señalan desde la oficina del presidente del Consejo Europeo.