Público
Público

Rajoy admite que se ha visto obligado a revisar sus previsiones económicas

El presidente declara en los pasillos que no es partidario de que los depositantes paguen la crisis chipriota y que confía en que Estrasburgo ratifique la `doctrina Parot´

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Las previsiones macroeconómicas no son una quiniela o una apuesta', ha dicho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control parlamentario al Ejecutivo para justificar los cambios realizados desde el pasado en los cálculos de su Gobierno en función de la evolución económica, especialmente de cara al próximo ejercicio de 2014. En cualquier caso, Rajoy ha asegurado que las previsiones realizadas para el pasado ejercicio y el actual 'se han ajustado bastante a la realidad, lo que demuestra que las previsiones que hacemos son realista'.

Rajoy ha explicado que los cambios en las previsiones macroeconómicas son habituales incluso en los organismos internacionales de mayor prestigio. Pero tras inundar su intervención de cifras comparativas, el presidente del Gobierno ha huido de entrar en valoraciones sobre los cálculos concretos y se ha centrado en poner énfasis en su estrategia económica. 'Estamos poniendo las bases de un crecimiento, con políticas de empleo juvenil, saneando el sistema financiero y con reformas estructurales. Estamos poniendo las bases del crecimiento. El año que viene será mejor', ha sentenciado.

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, le ha exigido que cambie radicalmente de política económica 'porque vamos a acabar la legislatura en datos de paro mucho peor de lo que la hemos empezado'. El dirigente socialista ha pronosticado que la legislatura 'será un desastre' si no hay una rectificación completa. 'De momento su rectificación de previsiones, obligado por una recesión económica sin precedentes, es a la baja. Eso significa que su política económica es equivocada. Cambie', ha dicho el líder de la oposición.

'Este viernes volvieron a las andadas con las pensiones, recortando de nuevo derechos sociales mediante el decreto-ley. Ustedes han tirado la toalla, pero le pido que haga un esfuerzo y cambie su política', ha insistido una y otra vez Rubalcaba, para quien la crisis chipriota ' ha sido una chapuza, que no tiene padre pero que al parecer tiene madre'.

Además, Rajoy ha tenido que responder a la diputada de Amaiur Maite Ariztegui sobre el diálogo con ETA y ha advertido que el cumplimiento de la ley 'no se negocia' y ha añadido que no se puede dialogar con terroristas ni con quienes les apoyan. Dicho esto, ha emplazado a esa formación a pedir la disolución de ETA porque ésa sí que sería 'una solución definitiva'. 'No se puede dialogar con los terroristas y no se puede dialogar con ninguna organización terrorista. No se puede dialogar con quienes les apoyan y con quienes no les condena. No se puede dialogar con quienes no piden su disolución, que ésa sí que sería la solución definitiva', ha asegurado.

Tras señalar que el diálogo 'es bueno dentro de la ley', el jefe del Ejecutivo ha indicado a Amaiur que el cumplimiento de la ley 'no se negocia'. 'Y no se puede hablar con quien quiere sacar beneficio por no cumplir la ley, porque eso no es diálogo' sino 'imposición'. Ariztegui, por su parte, ha reprochado a Rajoy que tenga 'miedo' a hablar cuando el diálogo es 'la solución al conflicto'. Dicho esto, le ha pedido que abandone ese 'miedo patológico' a la palabra y empiece a dar pasos como la flexibilización de la política penitenciaria.

Tras el debate, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado esta mañana en una resolución rápida de la crisis chipriota. 'Espero que el parlamento de Chipre tome una decisión que ayude a solucionar la situación que se ha creado', ha dicho Rajoy en unas inusuales declaraciones en los pasillos del Congreso tras finalizar su intervención en la sesión de control al Ejecutivo. Rajoy ha asegurado que no es partidario de que los depósitos bancarios sean los que sufran exclusivamente las consecuencias de la crisis financiera chipriota. Sin embargo, el ministro español De Guindos suscribió el pasado sábado de madrugada el acuerdo del Eurogrupo que contemplaba un duro impuesto sobre las cantidades depositadas en las entidades financieras de la isla.

Rajoy, que se ha detenido brevemente para responder a las preguntas de los periodistas, se ha pronunciado también sobre la decisión que adoptará hoy la 'sala grande' del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo en la revisión de la sentencia dictada sobre llamada doctrina Parot en la que esta institución condenaba en primera instancia sus principios. 'Confío en que esa instancia la respalde porque es acorde con los principios de justicia', ha dicho el presidente del Gobierno.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha indicado este miércoles que cualquier modificación que se pueda hacer en las previsiones macroeconómicas para el año 2013 será 'muy conservadora' porque el objetivo es 'dar credibilidad' a la senda de reducción del déficit que tiene marcada España. Así se ha pronunciado en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya avanzado que antes de que acabe abril se remitirá a Bruselas el Programa de Estabilidad con los datos revisados. En este sentido, De Guindos ha recordado que este trámite, que se realiza todos los años, supone presentar un Programa de Estabilidad con proyecciones cuyo valor es que 'tienen que ser especialmente conservadoras para dar mucha credibilidad a toda la proyección presupuestaria y a la senda de déficit público'.

'Ésa es la cuestión fundamental. Ahí tendremos en cuenta, lógicamente, los planteamientos de la Comisión Europea (CE) y de nuestros socios europeos. Es el procedimiento habitual en el cual se van adaptando a la percepción de la realidad tanto la senda de déficit público como las proyecciones económicas', ha insistido. Aunque el ministro no ha podido avanzar en qué sentido podrían ir esas revisiones de las cifras macroeconómicas para 2013, ya que 'se está negociando en estos momentos', sí ha resaltado que 'la CE ya ha dicho que España no tendrá que hacer más ajustes en 2013'.