Público
Público

Rajoy advierte de que el PP "tiene mucho callo"

Cascos defiende al tesorero: «Es una persona honorable»  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acusó ayer al Gobierno de 'machacar de manera inmisericorde al PP' y afirmó que su partido va 'bien' e 'irá aún mejor en el futuro, a pesar de los esfuerzos estratosféricos de algunos para hacer lo posible y, si pueden, lo imposible para que no sea así'.

En un acto en la localidad gaditana de Chipiona, el jefe de la oposición subrayó que su partido ha sabido sobreponerse a las dificultades y seguirá haciéndolo porque 'tiene mucho callo'. Rajoy no se salió del guión trazado y esa fue su única referencia, indirecta, al caso Gürtel. A pesar de los esfuerzos de los periodistas convocados al acto, se negó a responder preguntas.

Durante su intervención, Rajoy prefirió hacer repaso de otros temas. Así acusó a Zapatero de 'buscar sólo una foto' con las reuniones convocadas para el Diálogo Social y se centró en criticar la visita del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a Gibraltar.

Además, adelantó que su formación planteará en septiembre en el Parlamento una reforma de la Ley del Menor y que pedirá la comparecencia de la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, para que explique el reparto de financianción por Comunidades Autónomas porque 'las cuentas no salen'. Y ya que estaba en tierras costeras, también anunció que el PP presentará una iniciativa para que no se cierren los chiringuitos de las playas españolas.

Rajoy no pronunció el nombre de Luis Bárcenas en su intervención, pero varias voces se elevaron ayer desde dentro del partido para valorar la situación. La más sorprendente, la del ex secretario general del PP Francisco Álvarez Cascos, que salió a defender al tesorero. A su juicio se trata de 'una persona honorable', en la que conserva su 'confianza'. En una entrevista en Época, Cascos, que no descarta su vuelta a la política, denuncia también las 'estrategias de cloaca' para acabar con la oposición y sostiene que son 'los mismos que en su día diseñaron los GAL para liquidar a ETA' los que 'han diseñado ahora la instrumentalización del caso Gürtel para aniquilar al PP'.

Por su parte, Ignacio González, mano derecha de Esperanza Aguirre, afirmó que las filtraciones a los medios de comunicación 'dañan' la imagen de la Justicia y hace que los ciudadanos tengan 'poca fe en su funcionamiento'. Y la presidenta del PP de Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho, comparó lo que denominó 'cacería' contra el presidente valenciano, Francisco Camps, con el caso Banca Catalana que afectó en los ochenta a Jordi Pujol. 'También se quiso desprestigiar al presidente de una autonomía y después se demostró que no había nada. Esto puede ser parecido', vaticinó.

El PP presentará hoy la denuncia por las filtraciones relacionadas con la trama de corrupción dirigida por Francisco Correa, como respuesta a la 'planificación sistemática' de Interior, Justicia y Presidencia del Gobierno.