Público
Público

Rajoy alienta a un PP bien posicionado a ganar los decisivos comicios de mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha dado hoy por terminada la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero y ha alentado a su partido, ya que "está bien posicionado en la vida política española", a vencer en las elecciones autonómicas y locales de mayo de 2011, "un momento decisivo para España".

"El Partido Popular está bien posicionado en la vida política española; hemos tenido la mala suerte de tener un Gobierno que no ha estado a la altura de las circunstancias, y por eso, nuestra responsabilidad es mayor".

Así se ha manifestado el presidente de los populares durante la clausura de la reunión que la dirección nacional del PP ha celebrado en Segovia con todos sus presidentes provinciales e insulares, incluido el de Alicante, José Joaquín Ripoll, imputado en la trama del llamado "caso Brugal".

El cónclave de los populares, que comenzó ayer, ha servido a la dirección nacional para poner en orden con sus presidentes provinciales las ideas que habrán de componer el programa electoral en las elecciones de mayo de 2011. Un programa que estará redactado entre febrero y marzo del año que viene, y a "modo de manifiesto".

Será "un programa serio y estudiado", diseñado para cumplirse, "no como el del PSOE en 2008", ha dicho antes de denunciar que nunca antes se ha visto "un caso tan evidente y palmario de programa oculto" como el que el Gobierno ha desarrollado durante el último año.

La reunión ha permitido también a los dirigentes del PP comprobar, de la mano del asesor electoral de Rajoy, Pedro Arriola, una serie de encuestas recientes que probaría el alza de los populares en las regiones y municipios más importantes.

Rajoy ha avanzado en su intervención las ideas maestras de ese programa, en concreto los cinco objetivos que busca el PP con él, y la filosofía del mismo, que será "controlar el gasto público" en todas las administraciones. Es decir, ser "prudente en el manejo del dinero", tanto el público como el privado.

"En España habrá que apretarse el cinturón y habrá que hacer más con menos", ha resumido antes de criticar el modelo del Ejecutivo central, basado en aumentar el déficit y la deuda, 267.000 millones de euros en cuatro años.

Como "gran objetivo nacional", el presidente del PP ha fijado la lucha contra la crisis y contra el desempleo, y si bien ha reconocido que la tarea corresponde en gran medida al Gobierno de España, ha subrayado que las comunidades autónomas y los ayuntamientos tienen también mucho margen, especialmente en la ayuda a las pymes y a los autónomos y en la corrección de "las carencias del sistema educativo".

Ha abogado por la carga de la administración para evitar que se convierta en un "gasto estructural" y haya contradicciones con la unidad de mercado, así como por mejorar el funcionamiento de los servicios públicos, con "atención especial a las personas con mayores niveles de riesgo de pobreza y exclusión social", ha dicho.

Otro de los objetivos es defender la clase política, pues la mayoría es "gente honrada", y en otro plano, aumentar la calidad de vida, con el acento en la seguridad alimentaria y en la protección de los consumidores.

Con esos cinco ejes, según ha manifestado Rajoy, "el PP va a pedir el voto" a los que confiaron en el partido y a los que no lo hicieron pero consideran que España necesita un cambio.

Se trata, por tanto, de ganar las elecciones autonómicas y locales de mayo del año próximo y las generales que vengan después, o "cuando toque", ha declarado el líder del PP, para quien "llega un momento decisivo para España".

La secretaria general, María Dolores De Cospedal, por su parte, ha criticado al PSOE por haberse dedicado a "la descalificación permanente" al Partido Popular, lo que refleja "el modo de Zapatero de asumir sus responsabilidades", siempre culpando a otros de sus "fracasos".

Además, ha asegurado que la política del presidente del Gobierno para luchar contra la crisis ha sido "más de puesta en escena" que de adopción de medidas, y por tal razón, "se ha visto superado por las circunstancias".

"Hay una diferencia abismal entre lo que necesita la economía y hace el Gobierno", ha concluido.