Publicado: 29.11.2014 12:49 |Actualizado: 29.11.2014 12:49

Rajoy: "Catalunya no es un país de listas únicas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy ha desembarcado en Barcelona por primera vez desde el 9-N, sobre todo, para reconciliarse con su partido en Catalunya, muy crítico con el silencio de su presidente el 9-N y hasta tres días después. El jefe del Ejecutivo, respaldado por la cúpula del PP y muchos de sus barones autonómicos y locales, ha cargado contra el independentismo al señalar que hay muchos más catalanes que "no lo son".

Rajoy, que también ha ridiculizado la hoja de ruta presentada por el presidente de la Generalitat tras el 9-N, retratándola como una sucesión de convocatorias electorales y una "huida hacia delante", ha querido trasladar que es su Gobierno el que realmente trabaja por Catalunya. Así, el jefe del Ejecutivo se ha llevado apuntados los datos de las veces que sus ministros presentes en el acto han viajado a la comunidad: la ministra de Fomento, Ana Pastor, "36 veces"; el de Industria, José Manuel Soria, "25 veces"; el de Economía, Luis de Guindos, "23 veces" (la última, ayer por la noche, cuando precisamente coincidió con Mas en una cena), y la ministra de Empleo, Fátima Báñez,... "No tengo los datos, pero seguro que ha venido muchas veces también", ha aclarado Rajoy. 

"Política se hace con razones, argumentos, diálogo, trabajo y legalidad, no con ocurrencias", ha advertido RajoyPara el presidente del Gobierno, que ha dedicado la última parte de su intervención a las pretensiones soberanistas del president y ha ido endureciendo el tono conforme avanzaba en ella, "Catalunya no es un país de listas únicas", en referencia a la propuesta de Mas para que representantes de los partidos catalanes, la sociedad civil y "expertos reconocidos" también propuestos por los partidos integren una lista unitaria que suponga una candidatura "mixta" para una convocatoria electoral que dé el pistoletazo de salida a un proceso que proclame la independencia en 18 meses.

Contra lo que cabría esperar después de que el propio Rajoy reconociese que quizás debería explicarse "mejor" sobre su posición en Catalunya, el presidente no lanzó ninguna nueva propuesta nueva a la Generalitat. Es más, recordó a quienes le piden que haga "más política" y recurra menos veces a los tribunales -en la oposición, pero también el el seno del PP-, que lleva "treinta años" haciendo política y ésta se hace "con razones, argumentos, diálogo, trabajo y legalidad", no con "ocurrencias". El jefe del Ejecutivo, que insistió en calificar de "fracaso" la consulta del 9-N, invitó a su partido a hacer política "de la buena", la suya, diciendo a los catalanes que lo que no se quiere es que unos catalanes "quiten a otros el derecho de ser españoles y europeos".

Con todo, Rajoy, después de enumerar los beneficios económicos que considera que el Gobierno del PP ha supuesto para Catalunya (Fondo de Liquidez Autonómica o plan de pago a proveedores), ha garantizado que él nunca va a "dejar tirado a ningún ciudadano español, piense lo que piense". Esta frase es prácticamente la única que el presidente conservador ha dedicado a los catalanes a favor de la independencia, pues el resto de su discurso ha supuesto un mensaje explícito para la "mayoría silenciosa" entre la que se encuentran sus votantes, es decir, aquellos catalanes en contra de la independencia, por supuesto, pero también en contra de que Catalunya vote sobre aquella.

El discurso del líder del PP ha sido una declaración de intenciones más en clave interna que hacia la Presidencia de la Generalitat, pues Rajoy, que ha mencionado, dado las gracias y elogiado a la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, en varias ocasiones no ha lanzado ningún mensaje nuevo a Artur Mas, salvo el de reafirmarse en sus tres actuaciones ante el Tribunal Constitucional para frenar el referéndum del 9-N y el de recordar al president que diálogo, sí, pero nunca para "negociar sobre la igualdad de los españoles ni sobre su derecho a decidir sobre su país ni sobre las decisiones del Tribunal Constitucional".

Rajoy ha acusado a Mas de tener a Catalunya en el "desgobierno" mientras el PP ha hecho de España el país que más crece de Europa; le ha reprochado que tenga "la casa sin barrer, mientras agita la bandera del independentismo como la Arcadia feliz" y emprende "aventuras que espantan a los inversores" de la comunidad. Muy duro con el presidente catalán, con quien parece que las relaciones sean irrecuperables tras la querella de la Fiscalía contra Mas, Rajoy le ha recordado que "Catalunya es muy plural y nadie tiene derecho a hablar en nombre de toda Catalunya", mucho menos, quien ha decidido "ignorar a dos de cada tres catalanes", ha subrayado para enfatizar lo que el Gobierno quiere vender como fracaso independentista del 9-N.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-oriol-junqueras-cedera-a-la-demanda-de-concurrir-en-una-unica-lista-con-ciu-tal-y-como-demanda-artur-mas