Público
Público

Rajoy centra su discurso en inmigración y Zapatero recalca los avances sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha elegido hoy la inmigración como eje de su discurso sobre política social, frente al líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha destacada los avances logrados en derechos de ciudadanía en estos últimos cuatro años.

Durante el debate televisado, Zapatero ha acusado hoy a Rajoy de haber realizado tres regularizaciones de inmigrantes con un "bono bus" y "la factura de una noche de hotel" cuando él era ministro del Interior.

Por el contrario, el Gobierno socialista -ha añadido- acometió en 2005 una regularización de casi 700.000 inmigrantes con el acuerdo de los agentes sociales y con la exigencia de un contrato de trabajo.

En su intervención, Zapatero ha recalcado las iniciativas legislativas puestas en marcha por su Ejecutivo (reforma de la ley del divorcio, a la ley del matrimonio homosexual hasta la ayuda de 2.500 euros por nacimiento de hijo...), y ha argumentado que Rajoy sólo habla de inmigración porque no tiene propuestas sociales.

Por su parte, Rajoy ha acusado hasta en dos ocasiones a Zapatero de no tener ni el "más mínimo interés de hablar de inmigración".

Según el líder popular, Zapatero ha "complicado las cosas" con una regularización de inmigrantes que ha supuesto "un efecto llamada" y que ha provocado una "avalancha".

En este contexto Rajoy le ha recordado que en 2005 había 700.000 extranjeros sin papeles, 670.000 un año después, y 725.000 en 2007, "más que en Alemania, Reino Unido y Francia juntos", ha subrayado.

Asimismo, el candidato del PP ha recalcado que los inmigrantes suponen un 10 por ciento de la población, mientras que los reclusos extranjeros son un 34%, porque el PSOE no se ha ocupado de controlar este fenómeno, y se ha limitado a decir "esto va muy bien, y ha estado en otras cosas como la memoria histórica o la alianza de civilizaciones que no le importan a nadie".

En lo referente a las pensiones, ambos candidatos se acusaron de mentir sobre la situación de la Seguridad Social en 1996 y el pago de las pensiones en ese ejercicio.

Rajoy aseguró que cuando el PP llegó al Gobierno en 1996 tuvo que pedir un crédito en diciembre para poder pagar las pensiones de la Seguridad Social; Zapatero le replicó inmediatamente que eso "no es cierto", a lo que Rajoy le contestó: es "absolutamente cierto".

Otra de las acusaciones que le lanzó a Zapatero fue el haber incumplido su programa electoral en materia de pensiones de viudas en lo referido a subir la base reguladora de esas prestaciones del 52 al 70 por ciento.