Público
Público

Rajoy da por apagados los fuegos de Madrid y Valencia

El líder del PP impone a Rato en Caja Madrid y cierra en falso la crisis en el Govern

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PP, Mariano Rajoy, reivindicará mañana la fortaleza de su liderazgo ante la cúpula de su partido tras haber presionado a Esperanza Aguirre y a Francisco Camps a que rebajaran las dos polémicas que le debilitaban: los efectos del caso Gürtel en Valencia y Caja Madrid.

Era el plan que Rajoy había trazado el pasado jueves cuando, tras la suspensión de militancia del ex secretario general del PP en la Comunidad Valenciana Ricardo Costa y la persistencia del conflicto por la presidencia de la caja de ahorros, anunció que ante el Comité Ejecutivo Nacional de mañana daría una respuesta contundente.

Para ello contará con el respaldo de algunos presidentes autonómicos del partido y de barones territoriales. Fuentes de la dirección nacional descartan que el líder imponga 'medidas drásticas' como la creación de sendas gestoras en Madrid y en Valencia para poner fin a las situaciones del partido en ambos territorios, donde Rajoy se ha tenido que enfrentar a Aguirre, por un lado, y a Camps, por otro.

Habida cuenta de que en las dos comunidades ha habido respuestas a las reclamaciones de Rajoy, las fuentes citadas estiman que tales medidas son ya innecesarias. Ahora bien, el éxito de Rajoy al imponer a Rato no es comparable al parche en Valencia, donde algunos dirigentes consideran que deberían haberse producido cambios en el Consell y más expulsiones de miembros del PP tocados por la trama Gürtel.

El presidente del PP, por tanto, efectuará un discurso 'muy serio' y 'de mano dura' para dejar claro que la dirección no tolerará comportamientos 'inmaduros e irresponsables'.

La dirección nacional del Partido Popular quiere dejar claro que no tolerará comportamientos 'inmaduros e irresponsables'

Igualmente, apuntan las fuentes, hará propio el clamor que 'en todo el partido en toda España' se ha levantado contra las disputas entre la presidenta madrileña y el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, de modo que a ambos enviará un mensaje más o menos directo para que acaben 'de una vez por todas' con sus peleas. Y transmitirá que las opiniones o discrepancias se digan en los órganos internos y no en los medios de comunicación.

Asimismo, el Comité Ejecutivo de mañana aprobará un nuevo Código de Buenas Prácticas, a cuya redacción se ha dedicado la responsable de Organización, Ana Mato.

Para recalcar todos estos aspectos, el líder del PP ha buscado durante el fin de semana acelerar la toma de decisiones en Valencia y en Madrid, y a tenor de las declaraciones y gestos de hoy en ambas comunidades su esfuerzo ha dado el resultado deseado.

El entorno de Rajoy cree que el líder del PP está satisfecho con los cambios, pese a que Camps no ha tocado el Consell

Así, el vicepresidente madrileño, Ignacio González, la apuesta de Aguirre para asumir las riendas de Caja Madrid, ha expresado su 'apoyo personal' al ex ministro de Economía Rodrigo Rato, la apuesta de Rajoy.

Y la propia Aguirre, quien ya la semana pasada elogió al también ex gerente del Fondo Monetario Internacional, ha señalado que el apoyo de González 'continúa una serie de actuaciones llevadas a cabo con toda lealtad para lograr la estabilidad' de Caja Madrid.

En Valencia, Francisco Camps ha convocado un Comité Ejecutivo regional extraordinario para dar a conocer los cambios en la estructura del partido en la Comunidad Valenciana, lo que Rajoy ha avalado por cuanto ayudan a acabar con la 'incertidumbre' que se había instalado en la dirección del PPCV, según ha subrayado una fuente de la dirección nacional. El presidente de la Generalitat, de hecho, ha afirmado que el líder está 'encantado' con esta remodelación.

Tras la suspensión de militancia de Ricardo Costa por considerarse aún en el cargo pese a haber sido cesado, la dirección nacional, con Rajoy a la cabeza, había pedido a Camps que remodelara la organización y a ser posible el Consell para dar mayor peso político a la cúpula del partido en Valencia frente a las consecuencias del caso Gürtel.

Antonio Clemente, flamante secretario general del PPCV pese al voto negativo de José Joaquín Ripoll

Camps hoy ha colocado a Antonio Clemente en la secretaría general, a José Císcar como vicesecretario general, a Alberto Fabra como coordinador general del partido, a Rafael Blasco en la portavocía del grupo parlamentario autonómico y a Juan Cotino en un nuevo puesto, el de coordinador entre partido y Gobierno.

El Comité Ejecutivo de la Comunitat Valenciana avaló los cambios con un apoyo casi total.

Eso sí, hubo cuatro votos en contra, entre ellos el del presidente provincial del PP en Alicante, José Joaquín Ripoll, quien ha reconocido haber recibido 'amenazas' por su postura contraria a las 'soluciones malas' que se han adoptado.