Publicado: 05.11.2013 17:07 |Actualizado: 05.11.2013 17:07

Rajoy desautoriza a Wert mientras el PSOE pide a gritos su dimisión

El portavoz socialista, Marcelino Iglesias, asegura que, con la Lomce, Ramón y Cajal “hubiera sido un excelente barbero pero no premio Nobel”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ha sido una sesión de control vibrante en la que ha habido una desautorización del presidente Rajoy a uno de sus ministros, el titular de Educación. Rajoy, presionado como pocas veces, se ha visto obligado a rectificar una medida de su ministro Wert con la que se eliminaban ayudas económicas a los estudiantes con becas Erasmus. "Los estudiantes tendrán las mismas ayudas que el año pasado", ha sentenciado el presidente del Gobierno en respuesta a una pregunta expresa del portavoz socialista, Marcelino Iglesias.

Rajoy no ha dicho mucho más  sobre esta cuestión polémica que ha llegado a soliviantar incluso a la cúpula del PP. Solventado formalmente el enorme error (se arreglará con un nuevo decreto), el presidente del Gobierno ha evitado respaldar expresamente a su ministro, uno de los más polémicos en los dos años que lleva en Moncloa. Y no lo ha hecho de forma consciente porque en otros momentos delicados para miembros de su gabinete, como con la ministra Mato, Rajoy si ha mostrado un respaldo expreso.

Con todo, Rajoy ha hecho una encendida defensa de la Lomce con un argumento aparentemente sencillo: mejorar lo que es mejorable para superar el inmovilismo, sobre todo si lo que hay provoca unas estadísticas de abandono escolar muy elevadas y además reflejan una pobre formación, como reflejan los informes PISA. Y Rajoy ha añadido que no será "un irresponsable como para quedarme sin hacer nada, por mucho que les moleste", ha dicho en referencia a las protestas que surgían en la bancada socialista. Unos gritos que en un momento concreto se han traducido en gritos de "¡dimisión, dimisión"!, algo totalmente inusual en la Cámara alta. Y es que el presidente del Gobierno ha sido muy crítico con la labor desarrollada por los socialistas en esta materia; la bancada de la izquierda ha saltado en bloque.

El portavoz Iglesias ha estado lúcido a la hora de recriminar a Rajoy el intento  de ideologizarla reforma de la ley de educación con su proyecto. Y en esa línea le ha recriminado el episodio del ministro Wert con el recorte de las becas Erasmus. "Es un día dicen una cosa, luego otra y ahora mismo otra diferente. Lo que tienen que hacer es refctificar esto y una ley que no apoya nadie", ha reclamado Iglesias.

Y para ilustrar su intervención ha tomado el ejemplo de Santiago Ramón y  Cajal, el premio Nobel de Medicina en 1906. "Nació en una modesta familia y sus padres quisieron que fuera médico. Fue a los escolapios pero fue un niño rebelde, díscolo hasta que lo expulsaron. Le  enseñaron el oficio de barbero pero su padre insistió y pactó con el chico que iba a portarse bien, aprobó el bachiller y logró el Nobel con un estudio sobre las neuronas que todavía es texto básico hoy día. Señor Rajoy, con su ley Ramón y Cajal hubiera sido un excelente barbero y quita muelas, pero no premio Nobel", ha sentenciado.

Rajoy le ha contestado, tras el clamor de la bancada socialista hacia su portavoz, con una frase un tanto forzada para cortar el entusiasmo de la oposición: "Lo que una parte de esta cámara no sabe es que cuando Ramón y Cajal estudió la ley de educación socialista no estaba en vigor". Eso ha dado pie a la bancada popular aplaudir para desquitarse. Tras el debate el ministro Wert, que se ha encontrado incómodo durante este cruce de argumentos, ha abandonado la cámara y al ser preguntado por su se sentía respaldado por el presidente ha pronunciado un lacónico "sí".

La sesión de control ha tenido otro punto de interés al inicio, cuando el senador de Entesa y ex presidente de la Generalitat, José Montilla, le ha preguntado a Rajoy qué pensaba hacer al respecto de la "cuestión catalana". Según Montilla, igual que duran en el  Congreso hace dos semanas, le planteó el riesgo de encontrarse con una declaración unilateral de independencia "que nos desgarraría a muchos durante años".

Tras declararse contrario a la independencia, Montilla le ha pedido en tono moderado que haga cado a quienes, como los socialistas, apuestan por la tercera vía, y no a quienes desde su propio bando impulsan el  antagonismo con Cataluña, sectores que definió como "radicales".

Rajoy, que hizo un largo circunloquio en términos económicos para avalar su estrategia de sacar a España y a Cataluña de la crisis, contestó de forma directa a su interlocutor al final del debate: "Valoro su tono moderado y, créame, estoy más cerca de sus posiciones que algunos  de sus propios compañeros. Pero yo como presidente del Gobierno no se me puede pedir que negocie el artículo 1 y el 2 de la Constitución que hablan de la unidad de España. Esos artículos son innegociables", ha concluido de forma rotunda.