Público
Público

Rajoy frenó un encuentro con todos los líderes autonómicos del PP

El presidente quiso evitar un debate enrocado en Catalunya y sólo convocó a los gobernantes. El PP catalán cree que debería haber estado en la comida. Los barones comienzan a acercar posiciones para asumir el défici

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La intención primera del presidente del Gobierno pasaba por convocar a todos los líderes autonómicos del PP a la comida del lunes 27, gobernasen o no sus respectivas comunidades. Al fin y al cabo, sostienen fuentes del partido, éste tiene ahora su mayor cota de poder autonómico y 'habría sido prácticamente lo mismo invitar a 13 que a 19', al menos, cuantitativamente hablando.

Sin embargo, Mariano Rajoy llegó a la conclusión de que tener al PP catalán en la reunión podía centrar el debate sólo en esta comunidad autónoma y hacerlo más tenso todavía, sobre todo, teniendo en cuenta las susceptibilidades que ha levantado en el PP -especialmente, entre las comunidades cumplidoras partidarias de un mismo objetivo de déficit- la posición de la presidenta del Partido Popular catalán, que da la razón al president Artur Mas en que Catalunya debería ver flexibilizado su objetivo de déficit por encima del 1,2% fijado por el Gobierno. Es un apoyo 'de fondo', matizan los conservadores, porque 'en la forma', Alicia Sánchez-Camacho acatará lo que venga del Ministerio de Hacienda 'y le parecerá bien'.

El PP de Catalunya, sostienen las mismas fuentes, habría preferido 'estar en la reunión', por cuanto, en su opinión, la petición de CiU al Gobierno 'va mucho más allá del objetivo de déficit para 2013' y se sitúa en todo un 'órdago soberanista: vosotros acatáis, yo acato'. Sánchez-Camacho habría dado 'importantes claves' a sus compañeros del resto de autonomías. Con todo, el presidente del Gobierno y su equipo mantienen un 'contacto fluido' con el PP catalán, más, incluso, que con las direcciones o Ejecutivos conservadores de cualquier otra comunidad, y acordaron que la reunión en la calle Génova se hiciera como se hizo. A ese contacto constante, achacan en el PP los recelos de varios de los barones en la comida del lunes, cuando reprocharon a Rajoy que mantuviese una 'negociación bilateral' con Catalunya. La negociación -que el propio portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, reconoció ayer- tiene lugar, en realidad, entre los dos Gobiernos y con el PP de Catalunya presente, pues Rajoy no quiere dejar fuera a Sánchez-Camacho 'de ninguna manera' y está informada puntualmente de todo.

Los presidentes autonómicos del PP comienzan a asumir que la decisión sobre dar más margen a Catalunya en el objetivo de déficit está tomada por el Gobierno y ahora se plantean cómo sacar rédito a esta concesión. Quien desde el principio prácticamente se movió en la concesión bajo 'criterios objetivos, económicos y no políticos' ha sido Alberto Núñez Feijóo. El presidente de la Xunta -tras una primera posición de 'no'- está dispuesto a ceder a cambio de compensaciones para Galicia.

En la misma línea, parecen moverse ya Ignacio González o Juan Vicente Herrera. Los presidentes de la Comunidad de Madrid y de Castilla y León asumen el déficit a la carta y confían en que sea el Estado quien conceda a las comunidades incumplidoras (Catalunya, Comunitat Valenciana o Murcia) parte del margen que previsiblemente hoy le dará Bruselas y que le supondrá una cesión de unos 3.000 millones de euros.