Público
Público

Rajoy modula su discurso sobre la deuda española

Pide "recursos" para sanear los activos inmobiliarios de la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Popular ha variado el tono catastrofista de su discurso en torno a la crisis de la deuda. Los dirigentes conservadores modulan ahora sus manifestaciones y muestran su preocupación por que los resultados de la cumbre supongan un perjuicio para los bonos españoles. El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer en Valladolid que ha trasladado al Gobierno que 'cuenta con mi apoyo' para que el Ejecutivo rechace en Bruselas que se rebaje 'su valoración' o se haga un 'tratamiento diferenciado' de los títulos de deuda de España en circulación, porque quedaría 'estigmatizada' y situaría al país 'en un lugar que no nos merecemos', lo que podría perjudicar a la financiación del país. Insistía, así, en el mensaje de anteayer que ya lanzó su coordinador económico, Cristóbal Montoro, el pasado domingo. Una situación diferente a la de hace unos meses, cuando el expresidente José María Aznar aseguraba que España podría tener problemas para pagar su deuda, en unas declaraciones que no fueron desautorizadas por el PP.

Rajoy, que clausuró el XIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, considera que el Gobierno no está defendiendo como debe los intereses del país y le envió recomendaciones de cara a la cumbre europea de hoy. La más novedosa es que pide que se pongan a disposición de España 'recursos para sanear nuestras propias dificultades, especialmente las referidas a los activos inmobiliarios' que tienen bancos y cajas. Esto supone reclamar mecanismos o avales para que la banca pueda deshacerse de la ingente cartera de pisos y suelos.

La recapitalización 'afectará de forma negativa al crédito', dice el líder del PP

En su discurso de clausura, el líder de los conservadores propuso que el Estado facilite que las entidades puedan vender esos activos inmobiliarios. Rajoy defendió a las entidades españolas, al quejarse de que Bruselas vaya imponerles una recapitalización (reforzar su solvencia) 'por problemas que no tienen', como haber invertido en deuda soberana griega, que es el caso de los bancos franceses y alemanes. 'Los que no tenemos deuda griega, tenemos otras necesidades', dijo.

Y otra defensa más del sistema financiero: la recapitalización obligatoria 'afectará negativamente al crédito a lo largo del próximo año'. En medios del PP se manejan estimaciones de que la recapitalización podría suponer a la banca unos 25.000 millones, en base a estimaciones del propio sector.

Sarkozy vuelve a referirse a España en unas declaraciones

De otro lado, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, volvió a referirse ayer a España, después de que el domingo dijera que el país ya no está en la primera línea de la crisis. En un discurso público en Carcasona (sur de Francia). Al aludir a la crisis económica dijo que 'durante décadas se ha hecho como si uno se pudiera exonerar de las reglas del sentido común, y los países que no se han despertado a tiempo son países que ahora no pueden afrontar la situación'. 'Mirad cómo cambian las cosas de rápido. Se hablaba de España como de un milagro hace dos o tres años. Se hablaba de Irlanda como de un Eldorado. ¿Quién querría ahora estar en esa situación?', añadió.