Público
Público

Rajoy no quiere cambios en la reforma laboral

Asegura que modificarla "no sería bueno para España". Báñez avisa de que aplicará de forma estricta la norma para retirar prestaciones de paro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No habrá cambios significativos en la reforma laboral. Así se desprende al menos de las palabras del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que este martes estaba de viaje oficial en Reino Unido. 'Esperar cambios sustanciales en la reforma laboral no sería bueno para España', aseguró. Rajoy volvió a insistir en que la norma es 'justa, equilibrada', y 'buena para pymes y emprendedores'. Eso sí, creará empleo 'cuando se den las condiciones'.

Con sus palabras sobre la reforma laboral, el presidente respondió a la carta que los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, le enviaron el lunes para exigir la apertura de un proceso de negociación para cambiar en trámite parlamentario el decreto ley. Rajoy dijo que le constaba el envío de la misiva por los medios, si bien todavía no la había recibido.

Toxo y Méndez piden al Gobierno que tenga en cuenta las manifestaciones

Los sindicatos manifiestan en la carta su compromiso para 'buscar elementos de consenso que nos permitan afrontar la actual situación desde la concertación y no desde la confrontación a la que nos abocan paquetes de medida como esta', dicen en su carta. Los líderes sindicales piden a Rajoy que tenga en cuenta las masivas manifestaciones celebradas el domingo e insisten en que la reforma es desequilibrada. Advierten también de que la falta de diálogo y de consenso supone 'un profundo error que no va a facilitar la obtención de resultados'.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, expresó este martes su confianza en que el Gobierno acceda a negociar la reforma, tanto con sindicatos como con los grupos políticos. 'La negociación debe llegar porque hay que cambiar muchas cosas', dijo.

Algunos dirigentes empresariales son 'insaciables' e 'ignorantes', reprochó Joan Coscubiela, segundo portavoz adjunto de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA). Lo primero, explicó, porque 'no han digerido aún las prebendas' que les otorga la reforma 'y ya quieren más'. Y lo segundo, porque no saben que hoy ya se le retira la prestación por desempleo a un parado si rechaza en tres ocasiones una oferta de trabajo. Si el grupo está 'profundamente preocupado' es porque la patronal 'dicta la política del Gobierno'.

La patronal insistió este martes en que se quite la prestación del paro a la primera

El presidente de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, José Luis Feito, insistió este martes en la propuesta que hizo el lunes de retirar la prestación por desempleo a las personas que rechacen una oferta de trabajo aunque sea 'en Laponia'. Feito aseguró que sólo quería poner el ejemplo de 'países que todos admiramos', en referencia a los escandinavos; 'son mucho más exigentes en lo concerniente a este tipo de prestaciones'. El Ejecutivo señaló que en España el índice de movilidad de las personas en paro se ha reducido 'extraordinariamente'. 'No sólo son reacios a desplazarse de una ciudad a otra, sino que hay una rigidez de movilidad tal que hay negativas incluso para desplazarse de un barrio a otro', subrayó Feito, que añadió que es así 'en el 80% de los casos'.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, contestó a Feito y aseguró que el Gobierno 'va a hacer cumplir la ley'. Aunque dijo que se mantendrá la norma que marca que se pueden rechazar hasta tres ofertas, sus palabras parecen indicar más dureza en su aplicación. 'Una cosa es garantizar el derecho de los trabajadores y otra cosa es que los trabajadores en desempleo no acepten ofertas de empleo adecuadas en un país en crisis y con la situación actual que tenemos', señaló.

Montoro pidió a la patronal que se centre en 'debates reales'

Más duro con la patronal fue el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que pidió a la CEOE que se centre 'en debates reales', ya que las prestaciones no entran en el perímetro de la reforma. Afirmó también que las palabras de Feito 'son metáforas desafortunadas para explicar situaciones', y añadió que el Gobierno 'no puede estar de acuerdo con ello'.

Las palabras de Feito no fueron bien recibidas entre los sindicatos. 'Es una propuesta vergonzosa e incoherente', afirmó el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer. El secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, la calificó de 'una simple y llana barbaridad' y apuntó a que este tipo de declaraciones parecen responder a una 'estrategia orquestada' para tratar de hacer buena la reforma laboral.

Durante su viaje a Reino Unido, Rajoy también se refirió a la carta firmada por España y otros 11 estados solicitando medidas de estímulo económico en lugar de austeridad, y enviada a las instituciones europeas. Rajoy dijo que no existe 'ningún frente contra nadie', en referencia a la ausencia de Francia y Alemania.

Este martes, en Londres, grandes empresas de infraestructuras españolas, como FCC y Ferrovial, se apuntaron un tanto al lograr que Rajoy y Cameron visitaran las obras de uno de los proyectos de infraestructuras más ambiciosos de Europa: el tren de cercanías Crossrail, con una inversión de casi 18.300 millones.