Público
Público

Rajoy no sólo ve "poco probable" un pacto por el empleo sino que ni lo cita tras reunirse con Toxo y Méndez

Toxo y Méndez le presentan al presidente un plan para reactivar la economía, generar empleo y aumentar las protecciones sociales, en el que como ya hicieran IU y PSOE, exigen un cambio total de su política de austeridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El presidente, muy amablemente, ya nos ha dicho que ve poco probable que se den las circunstancias para que haya un pacto por el empleo'. Ese es el resumen, por otra parte ya conocido, de la reunión de tres horas que Mariano Rajoy ha mantenido esta mañana con los representantes de los sindicatos y patronal. Después, escuchando al propio presidente del Gobierno en rueda de prensa, no es que lo vea poco probable, sino que ni siquiera lo ha nombrado, y se ha limitado a decir que estaba contento porque Ejecutivo y agentes sociales estaban de acuerdo en cosas como que hay 'un acuerdo sustancial en que buena parte de los problemas se soluciona en Europa', pero que 'en otras cosas no estamos de acuerdo y no pasa nada'.

Ya se intuía que la reunión de esta mañana en La Moncloa, que comenzó a las nueve de la mañana, no iba a ser decisiva para la tasa del 27% de desempleo en España, pero atendiendo a lo explicado por Rajoy, la conversación no ha dado ni para solucionar la grave situación de la negociación colectiva, una de las principales reclamaciones de los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo. Ambos presentaron al presidente del Gobierno un plan para la regeneración de la economía con tres puntos clave: recuperación, empleo y derechos sociales, que se viene a sumar a los ya entregados por PSOE e IU y que hasta ahora no han sido contemplados por Rajoy ya que exigen claramente un cambio de rumbo de las políticas de austeridad que aplica el PP al dictado de Bruselas.

'Somos conscientes de que la crisis de empleo y la temperatura social piden un consenso en lo laboral y un consenso institucional. No hablamos de un pacto de Estado a la antigua usanza, sino de un camino común a través del trámite parlamentario. Pero el presidente considera que no hay condiciones para adentrarse en ese camino', dijo Méndez en una rueda de prensa.

Principalmente, porque todos le están pidiendo un giro total en las políticas económicas que está aplicando hasta ahora. 'Hay cosas en las que no estamos de acuerdo pero no pasa nada. Si tenemos que hacer una reducción del déficit de 22.000 millones como el año pasado, es normal', dijo Rajoy, que ha vuelto a poner el objetivo de déficit por encima de todas las cosas.

El presidente, sin embargo, se mostró casi entusiasmado por que sindicatos y patronal le pidieran que hiciera más en Europa por conseguir que el Banco Europeo de Inversiones ayudara a las pequeñas y medianas empresas o porque las dos partes vean, según él, 'que la moderación salarial y de los beneficios empresariales' sean fundamentales para 'mejorar la competitividad'. Curioso, cuando no hace mucho UGT publicaba un informe en el que denunciaba cómo los salarios han caído nu 5,2% desde mayo de 2010, cuando Zapatero comenzó a aplicar los recortes, mientras que las rentas del capital han crecido un 3,6%, más que en ningún otro país de la UE.

Pese a todo, sindicatos y Gobierno coinciden en que no se ha perdido el tiempo. Toxo dijo que 'ha merecido la pena la reunión, aunque sin exagerar, porque se retorna al diálogo social'. Sin embargo, hizo notar que 'sigue habiendo conflicto porque hemos dejado patente que no estamos de acuerdo con las grandes políticas del Gobierno'. 'Ahora bien, no todo tiene que ver con el Gobierno -continuó- también están las relaciones con las organizaciones empresariales y por ejemplo yo le doy mucha importancia a la negociación colectiva'. El secretario general de CCOO hacía esta referencia ya que el próximo mes de julio 1.800 convenios colectivos vencerán si no se llega a un acuerdo con la patronal.

'Les hemos trasladado la necesidad de que esta reunión sirva de cauce para que no decaiga la ultraactividad de los convenios de ahí que hemos solicitado la derogación de los puntos de la reforma laboral que lo permiten', dijo. Una de las consecuencias de la reforma de Rajoy es que cuando se llega al fin de un convenio, si no hay acuerdo para su renovación, el pacto se prolonga por un año a partir del cual, el trabajador podría llegar a quedar a merced del estatuto de los trabajadores, perdiendo inmediatamente las condiciones que había conseguido hasta ahora. A las empresas les beneficia esto por aquello de la flexibilidad y de que, llegado el momento, podrán pactar directamente con su empleado las nuevas condiciones, lo que puede provocar una rebaja aún mayor de los derechos y de la protección de los trabajadores.

Ambos hicieron referencia también a esa petición de un giro a las políticas de austeridad que aplica Rajoy. El tema ha salido a relucir en la reunión, pero como ha explicado Toxo, 'el Gobierno sigue confiando en que esas medidas tengan efectos positivos a largo plazo, pero el problema es que no está viendo que no sólo no están dando resultados sino que están agravando la situación'.

Méndez explicó también que los sindicatos, acompañando a esa propuesta para la reactivación de la  economía y del empleo han presentado al Gobierno una propuesta económica distinta a la actual basada en la aplicación de una fiscalidad más justa y en la lucha contra el fraude. Justo lo mismo que plantean PSOE e IU.'Lo que proponemos es que parte de esa recaudación a través de las modificaciones fiscales y la lucha contra el fraude se dediquen a políticas activas de empleo', dijo. 

Propuesta de UGT y CCOO al Gobierno de Mariano Rajoy para la creación de empleo y la reactivación de la eco... by publico2013




Como Rajoy, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, también ve 'difícil' que se pueda alcanzar un pacto de Estado, como lo han planteado esta mañana los sindicatos en la reunión en La Moncloa, y ha avanzado que 'habrá temas que el Gobierno tendrá que decidir solo o acompañado'. Según ha asegurado, en esta primera reunión a tres bandas de la legislatura se ha puesto de manifiesto que 'hay diferencias de opiniones', especialmente con los sindicatos, y ha recordado que el Gobierno 'apuesta' por su Plan Nacional de Reformas 2013-2016.

En rueda de prensa, Rosell ha confiado en que en los próximos meses se puedan dar pasos para salir de la crisis 'con el máximo acuerdo', pero ha apostado por abordar 'uno por uno', los principales problemas a los que se enfrenta la economía española. Por su parte, ha asegurado que algunas de las diferencias con los sindicatos se centran en el coste económico de sus propuestas. Así, ha recordado que él 'siempre va con la calculadora al lado' y que 'se echa en falta' que los sindicatos valoren la dimensión económica de algunas de sus medidas. 'Los documentos son maravillosos', ha zanjado.