Público
Público

Rajoy pasa del FMI y repite que España crecerá el 0,7% en 2014

El senador Cleríes, portavoz de CiU, considera que los PGE para el próximo año “son los que realmente dividen y rompen” a España con Cataluña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sacado pecho con el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año. Hasta tal punto lo ha hecho que en el Hemiciclo del Senado ha desafiado al Fondo Monetario Internacional (FMI) y sus previsiones para España en 2014. “Serán mejores”, ha sentenciado; y a continuación ha vuelto a repetir que la economía española crecerá un 0,7% durante el año que viene. Y con ese parámetro se consolidará la recuperación y la salida de la crisis.

Y de esa tesis no se ha movido ni un ápice durante la sesión de control vespertina en la Cámara alta, a la que ha vuelto después de tres semanas. Lo ha hecho así en la pregunta que le ha formulado el portavoz socialista, Marcelino Iglesias, y las otras dos que le han planteado los portavoces vasco, Jokin Bidarratz, y catalán de CiU, Josep Lluis Cleries. Las tres cuestiones, con matices diferentes, lanzaban cargas de profundidad contra los PGE que se comienzan a debatir estos días en sede parlamentaria.

Pues bien, estos presupuestos “que ni me los toquen”, ha venido a decir Rajoy. El socialista Iglesias ha preguntado en qué aspectos iban a notar los españoles los beneficios de los PGE para 2014. Antes de conocer la respuesta del presidente, el portavoz socialista ha considerado que lo que aportan las cifras presupuestadas es “más paro, más sufrimiento y menos protección social para el conjunto de los españoles”. En su opinión, los PGE no servirán para salir de la crisis, antes bien lo serán para empobrecer más a los españoles.

Este planteamiento ha llegado a enojar a Rajoy, quien se ha preocupado de relatar, de nuevo, las calamidades de la herencia recibida. Y, sobre todo, destacar los esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno “y todos los españoles”. Con tal argumento ha pronosticado que el crecimiento está garantizado después de haber  reconducido la situación. “En este trimestre salimos de la recesión”, ha dicho. Y a partir de ahí todo será  coser y cantar, ha venido a concluir Rajoy. “El año que viene la economía española crecerá, mejor que lo que dice el FMI”, ha pontificado.

Con el senador Cleries el debate, de trasfondo económico, ha devenido en la histórica disputa entre España-Catalunya  a cuenta de la desafección que el centralismo siente hacia “la comunidad más productiva”, como la ha definido el senador nacionalista. “Estos presupuestos dan la espalda a Catalunya”, ha sido la primera sentencia del portavoz de CiU. “¿Dónde está el respeto institucional con la desinversión que están llevando a cabo?”, ha preguntado a continuación. “Con las cantidades que figuran en los PGE en ferrocarriles tardarán 168 años en cumplirse los compromisos adquiridos”, ha rematado. Y para completar el panorama ha recurrido a la LOMCE “con la que se está atacando a la lengua catalana”.

Rajoy se ha revuelto. Tras dar una clase teórica de cómo no deben interpretarse territorialmente unos PGE – ciertamente, en contradicción con el comportamiento del PP cuando estaba en la oposición - , el presidente del Gobierno ha repetido en un par de ocasiones que la interpretación que hacía su interpelante “no es justa. Y sobre el catalán, Rajoy, antes de meterse en un berenjenal, se ha limitado a decir, eso sí, con cierta contundencia, que “al catalán no se ataca ni con esa ley ni desde ningún ámbito”. Y ha añadido: “Esa es mi verdad y la digo porque la gente también tiene derecho a escuchar otra verdad que no sea la suya”.

Una frase que para Cleries le ha dado pie a afirmar que “una mayoría absoluta no significa tener la verdad absoluta”, lo ha hecho que desde la bancada socialista arrancaran aplausos. El senador, tras recurrir a ejemplos como el que ve desde el balcón de su casa con un túnel que está paralizado ocho meses, ha lanzado su crítica más dura: “Con estod presupuestos los que fracturan y dividen son ustedes. Nos quieren ignorar. Pero por mucho que nos quieran ignorar, allí estamos, som i serrem (somos y seremos)”, ha dicho Cleries.

Rajoy, con tono paternalista, le ha asegurado al senador catalán que se ocupará “de su túnel, como lo he hecho con el tren AVE a la frontera francesa y los accesos por ferrocarril de ancho UCI al puerto de Barcelona, entre otras infraestructuras”. Y sobre las proclamas de división el presidente ha proclamado que “decir que se divide es un mal asunto. Yo trabajaré con sensatez para  que todos estemos juntos. Si usted me quiere en el sentido común, estaré; si no me quiere, es su problema”, ha concluido.