Público
Público

Rajoy, 'pillado': "La reforma laboral me va a costar una huelga"

El presidente del Gobierno se queja ante sus homólogos europeos de la herencia recibida y advierte de que "ahora viene lo más duro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy dijo durante la sesión de investidura como presidente del Gobierno que no haría mención a la herencia recibida del Ejecutivo anterior, que no se escudaría en en ese tipo de excusas. Pocos días después, cuando su Gobierno anunció la subida de impuestos, tanto la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, como los responsables de su equipo económico, los ministros Cristobal Montoro y Luis De Guindos, ya hablaron abiertamente de la mala situación que heredaban. 

Incluso el propio Rajoy, en la primera —y hasta ahora única— entrevista que ha concedido desde que llegó a La Moncloa, también lo dejó entrever a propósito de la desviación del déficit.

Pero nunca lo había dicho tan claramente como este lunes, al acudir por primera vez a un consejo europeo. En las conversaciones informales que mantuvo antes de iniciarse la reunión, el presidente español se encargó de recordar a sus homólogos europeos la mala herencia económica que ha recibido, según se puede escuchar en la emisión televisiva.

Rajoy llegó a la sala donde se reúnen los líderes europeos acompañado por el embajador de España ante la UE, Alfonso Dastis, y fue saludado en primera instancia por el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy.

Antes de iniciarse la sesión, el jefe del Ejecutivo español saludó y conversó informalmente con varios de sus colegas, entre ellos el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Una de las charlas más extensas fue con el primer ministro holandés, Mark Rutte, a quien, con ayuda de un intérprete, le explicó algunos aspectos de la situación económica española.

En la emisión de la charla se escucha a Rajoy decir que "ahora viene lo más duro". "Es que nos dejan una herencia muy complicada", expone al primer ministro holandés. Rajoy recuerda que su Gobierno se ha encontrado más de un 8% de déficit (frente al 6% previsto) y que las previsiones de crecimiento no son muy optimistas.

Después, al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, le expone las reformas que ha emprendido y que va a acometer y le adelanta que la reforma laboral podría acarrearle protestas: "La [reforma] laboral nos va a costar una huelga".

El secretario de Comunicación y portavoz de CCOO, Fernando Lezcano, ha denunciado que Rajoy "no dé explicaciones" sobre la reforma y "se ponga a hablar en los corrillos de los foros internacionales". "Llama la atención que se le haya estado pidiendo que explique el contenido de la reforma laboral, qué quiere hacer y para qué, y él ya tenga claro el contenido hasta el punto de que sepa que va a ser merecedora de una huelga general", ha criticado.

Rajoy, quien hizo gala de que su Gobierno aprobó el pasado viernes el anteproyecto de la ley de estabilidad presupuestaria, saludó también al inicio de la reunión, entre otros, al primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker.

También conversó con el presidente rumano, Traian Basescu, con el jefe del Gobierno belga, Elio di Rupo, y con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, quien estrena también su cargo en una cita de estas características.

La cumbre se abrió con una intervención de Van Rompuy que ha podido seguirse sólo inicialmente por los periodistas.

En esa parte se pudo escuchar cómo el presidente del Consejo agradecía en inglés la presencia de los jefes de Estado y de Gobierno, y con un "bienvenido" saludaba que por vez primera acudiera a la reunión Mariano Rajoy.