Público
Público

Rajoy prevé una huelga por su reforma laboral

Es "absolutamente consciente" de que el cambio legal no va a gustar 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque Mariano Rajoy anunció que defendería sus medidas económicas en su estreno en la Unión Europea, sus primeros comentarios con otros jefes de Gobierno fueron en realidad dos dardos destinados a los sindicatos y al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. 'La [reforma] laboral nos va a costar una huelga', confesó al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, minutos antes de que comenzase el cónclave europeo. Tras presentarse al primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte, Rajoy avanzó que 'ahora viene lo más duro'. 'Es que nos dejan una herencia muy complicada', se justificó.

No es la primera vez que el Partido Popular coquetea con un paro. Aunque el PP se opuso a la última huelga general en España, en septiembre de 2010, su dirigente Esteban González Pons aseguró que él la haría. 'Si yo fuera funcionario, hoy estaría de huelga', aseguró entonces.

Provoque o no una huelga general, la reforma laboral será una de las medidas económicas clave para el Gobierno de Rajoy. El presidente avanzó que el Consejo de Ministros aprobará el anteproyecto de ley en el mes de 'febrero', respondiendo así a una demanda europea desde que asumió el cargo. La cumbre, que trataba entre otros asuntos la reactivación del crecimiento, decidió pedir a los socios de la UE un 'Plan Nacional sobre el Empleo', que deberá ser remitido a Bruselas en las próximas semanas.

Posteriormente, y tras el revuelo levantado por su vaticinio de huelga, Rajoy dijo en rueda de prensa que es 'absolutamente consciente' de que habrá partes de su reforma laboral que no gustarán a empresarios y sindicatos y que también tiene presente que al PSOE le hicieron una huelga general en septiembre de 2010 por una reforma 'que no sirvió para nada'.

El presidente del Gobierno confió en que prime 'el sentido común' cuando el Gobierno apruebe la reforma y se 'entienda' que es una modificación legal 'imprescindible' y que 'demandan todos los españoles' porque servirá para crear empleo. Rajoy recalcó que su conversación con Katainen 'no era pública', pero aseguró que 'es igual' porque la situación creada le viene 'bien' para opinar sobre el asunto. Así, alabó el acuerdo salarial alcanzado por empresarios y sindicatos la pasada semana, pero recordó que ese consenso no ha sido posible en la reforma laboral, como él había pedido.

Por tanto, ahora el Gobierno debe aprobar una ley al respecto, porque 'hay que hacer una reforma para crear empleo' y para que la legislación sea 'más flexible', ya que 'las jugadas a corto plazo y pensar en las 24 horas siguientes' es algo 'enormemente negativo'.

Para el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, el desliz de Rajoy revela el 'ocultamiento masivo' que, a su juicio, ha practicado en la pasada campaña electoral el ahora presidente 'con los impuestos y con la reforma laboral'. Los españoles 'le han pillado', concluyó.

Las palabras de Rajoy fueron consideradas por el secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, de 'inoportunas, imprudentes y temerarias'. En un comunicado, el dirigente sindical recordó que la función del presidente del Gobierno es evitar las huelgas 'en lugar de convocarlas'.