Público
Público

Rajoy promete crear un "contrato de integración" para los inmigrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha prometido hoy que si gobierna creará "un contrato de integración" para los inmigrantes por el cual éstos dispondrán de los mismos derechos que los españoles pero deberán comprometerse a "cumplir las leyes, aprender la lengua y a respetar sus costumbres".

En unas jornadas sobre inmigración organizadas por el PP en Barcelona, ha precisado que el contrato afectará a todo aquel inmigrante que quiera obtener "un permiso superior a un año de residencia en España" y que incluirá el requisito de "regresar a su país si durante un tiempo no logra encontrar empleo".

Asimismo, Rajoy ha sentenciado que "nunca habrá más regularizaciones masivas" si él gobierna y que "en España no se va a poder entrar ilegalmente".

Rajoy también ha asegurado que creará "una agencia (estatal) de inmigración y de empleo que trabajará para atender las demandas reales de las empresas españolas y que tendrá a su cargo la supervisión de la selección, formación y contratación de trabajadores extranjeros con plenas garantías" para ambas partes.

En esta línea, ha comentado incluso que permitirá a las empresas españolas que "puedan disponer de los servicios de agencias privadas de empleo de su confianza" para facilitarles la contratación en origen de los trabajadores extranjeros que necesiten, que llegarían "con contrato y con la formación requerida".

En su discurso, Rajoy ha desgranado una retahíla de medidas para combatir la inmigración irregular, por una parte, y por otra para lograr la integración de los inmigrantes, una batería de planteamientos similares a los defendidos por CiU.

Rajoy, que ha defendido una "nueva política de inmigración" basada en la "eficacia, la responsabilidad y el sentido común", ha dicho que el contrato de integración que plantea será "un compromiso con valor jurídico que reflejará el compromiso mutuo entre nuestra sociedad y el inmigrante que quiere obtener un permiso superior a un año de residencia en España".

Por una parte, "España se comprometerá a conceder al inmigrante los mismos derechos y prestaciones que a un español, a ayudarle en su integración y a respetar sus creencias y costumbres siempre que no sean contrarias a las leyes españolas".

Enseñarle la lengua, ayudarle y formarle para encontrar empleo, así como colaborar en su retorno (a su país de origen) si carece de empleo y de medios serán otros derechos que ofrecerá el Gobierno, mientras que el inmigrante deberá comprometerse, entre otras cuestiones, "a pagar sus impuestos y cotizaciones y a trabajar activamente para integrarse".

"Voy a combatir la idea de que en España se puede entrar ilegalmente. No se va a poder entrar ilegalmente", ha sentenciado el líder del PP, que también ha subrayado que mejorará "el sistema de llegada legal de los inmigrantes" al considerar que el actual ha "fracasado".

Rajoy, que ha reprochado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que efectuara hace tres años una regularización masiva sin el consenso del PP y de "sus socios europeos", ha dado por supuesto que si es presidente dará "prioridad" a los inmigrantes que conozcan la lengua y la cultura española y a los que estén cualificados.

Por otra parte, el presidente del PP ha remarcado que regulará "la reagrupación familiar para que no sea una puerta falsa de entrada al margen de los cauces normales", y como ejemplo de ello ha dicho: "Podrá pedir que venga su familia directa, pero la reagrupación no podrá prolongarse hasta el infinito".

El presidente del PP catalán, Daniel Sirera, la secretaria ejecutiva de política social del PP, Ana Pastor, y los cabezas de lista del PP catalán a las generales en las cuatro provincias catalanas son algunos de los cargos del partido que han acudido al acto.