Público
Público

Rajoy promete reducir el déficit sin recortes ni más impuestos

No explica cómo va a hacerlo y niega que las comunidades del PP apliquen un tijeretazo social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, asegura estar dispuesto a continuar por la senda de 'buen gobierno y de austeridad' que 'recorre' las comunidades autónomas que gobiernan. Con la mirada puesta en el 20-N, el líder de los conservadores defendió ayer su modelo de gestión, basado en 'preservar los servicios públicos, sin necesidad de subir impuestos'.

Olvidó mencionar el líder del PP los duros recortes llevados a cabo en esas autonomías que pone como modelo, como Castilla-La Mancha, Extremadura y la propia Galicia, escenario del acto de ayer. O explicar cómo va a recortar la deuda. 'Ahorraremos en todo lo que sea gasto superfluo, rebajaremos el gasto corriente y haremos una política económica que genere ingresos, sin que sea necesario subir los impuestos. España necesita un Gobierno austero que fortalezca la educación y la sanidad', se limitó a apuntar.

Pone como ejemplo a Feijóo, que en 2010 redujo un 5,5% el gasto social

Durante el tradicional acto de apertura del curso político que el PP celebra en el castillo de Soutomaior (Pontevedra), Rajoy esbozó las que serán las líneas generales de su política, si gana las elecciones, y se refirió a José Luis Rodríguez Zapatero y a Alfredo PérezRubalcaba como 'el pasado'. 'El Gobierno ha dilapidado la mejor herencia recibida. Es un legado que debe servir como recordatorio de lo que nunca hay que hacer, pero de nada sirve lamentarse, ahora toca mirar al futuro', dijo. No obstante, el presidente de los conservadores avisó de que salir de la crisis 'es tarea muy difícil, quien piense que puede ser fácil y sin esfuerzos o que existe una varita mágica, se equivoca'. Olvidaba Rajoy que Feijóo ganó las elecciones en 2009 con el compromiso de zafarse de lacrisis en el plazo de '45 días'.

El presidente de los conservadores se presentó ante la militancia como garante para 'modernizar' el Estado. Una labor que, en caso de vencer el 20 de noviembre, según afirmó, llevará a cabo por la vía del 'diálogo, la centralidad, la moderación y la concordia'. 'No queremos disputas, sino resolver los problemas de España'. El 'proyecto de cambio' que aspira a capitanear incluye propuestas destinadas a 'crecer y crear empleo'. Una política que incluirá 'techos de gasto y de déficit en todas las administraciones', en la línea de los establecidos por el Gobierno de la Xunta, a quien señaló como ejemplo de buena gestión.

Entre las medidas que el Ejecutivo gallego ha puesto en marcha este año y que Rajoy asegura respaldar, se encuentra la reducción del gasto social en un 5,5% de media con respecto a 2010. En concreto, el recorte en la partida de Educación asciende a un 6,6%, lo que tiene en pie de guerra al profesorado. Tanto es así, que sólo para este mes de septiembre hay convocadas dos manifestaciones y dos huelgas generales. La sanidad también ha sufrido un tijeretazo del 4,9% con relación al año pasado y se avecinan nuevos recortes, que 'no superarán el 0,5%', según la Xunta. Estos ajustes sin embargo tampoco fueron óbice para que Feijóo se erigiera ayer como el presidente que 'más ordenadores ha instalado en las aulas y que más hospitales ha construido'. La versión de los sindicatos varía considerablemente. Alertan de que este curso hay 800 plazas de profesores que no se han cubierto y advierten de que de las grandes infraestructuras sanitarias en curso se están financiando con capital privado.

Con relación a la reforma constitucional aprobada por PSOE y PP el viernes, Rajoy aseguró estar 'muy satisfecho y contento' porque la votó 'la inmensa mayoría' de la Cámara baja. 'La medida transmite confianza y ha sido muy bien recibida, en la línea de lo que pide Europa, para evitar gastar lo que no se tiene, como hacen las familias'.

En esta política de contención, Núñez Feijóo apuntó a que el futuro no pasa por aumentar el gasto, sino por 'la austeridad'. 'Gobernar no es gastar más, sino gastar mejor y administrar; en estos momentos, lo que toca es tomar decisiones'. Feijóo, que días atrás se vanagloriaba de haber fijado un techo de déficit antes que el Gobierno central, señaló que Galicia 'cumple el déficit estrictamente' y aventuró que, a partir de noviembre, Rajoy gobernará 'pensando en el futuro, sin leer los periódicos, para ver qué diceSarkozy o Merkel'.