Público
Público

Rajoy ratifica a Camps para 2011 sin saber si acabará imputado

El líder del PP liga su futuro al del president al renovarlo como candidato. El Supremo debe pronunciarse sobre el archivo de la rama valenciana de la Gürtel. Rita Barberá también repetirá

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, repetirá como candidato en 2011 y Rita Barberá volverá a postularse como alcaldesa de Valencia. Así lo quiere Mariano Rajoy, que sigue empeñado en defender a los rostros que hacen que la Comunidad Valenciana sea uno de los principales graneros de votos del PP. Todo pese a que ambos líderes van a vivir uno de sus años políticos más duros a expensas de los avances judiciales del caso Gürtel.

Rajoy decidió ayer dar este espaldarazo a sus compañeros de Valencia en una entrevista concedida a la agencia Europa Press. Primero, se aferró a la idea de que 'aún es pronto para hablar de candidatos' para otras comunidades autónomas, pero después hizo una excepción. No vaciló a la hora de señalar a Camps y Barberá. 'Desde luego que sí, no tengo la más mínima duda', respondió cuando fue preguntado sobre si ambos líderes repetirán.

Con esta decisión, Rajoy vuelve a poner la mano en el fuego por uno de los barones regionales que más apoyo le brindaron en la agitada etapa previa al XVI Congreso Nacional del partido, el mismo que ahora planea remodelar su Gobierno para frenar el desgaste del caso Gürtel. Con este paso, Rajoy liga su futuro político a la suerte que Camps y Barberá puedan correr en los tribunales.

¿En qué se basa Rajoy para seguir apostando por ellos? 'En Valencia, la gente está con el PP y con el señor Camps' porque 'saben que han sido objeto de un ataque profundamente injusto y celebro que los tribunales le hayan dado la razón', añadió.

Lo que obvió Rajoy en su respuesta es que, tanto presidente como alcaldesa, no han zanjado sus asuntos con la Justicia. Camps está a la espera del recurso que Anticorrupción presentó al Supremo después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) archivara la causa por cohecho que seguía contra él. Se trata de un proceso que, según fuentes judiciales, tardará en resolverse de ocho meses a un año. Sobre sus consecuencias nadie duda: si se reabre el caso, Camps no resistirá, con todo el desgaste que supondrápara Rajoy.

Fue el 3 de agosto cuando el TSJCV dio carpetazo al caso con el voto en contra de Juan Montero, uno de los tres magistrados que decidieron. Y con Juan Luis de la Rúa, íntimo amigo del líder de los conservadores valencianos,como presidente del tribunal.

Los jueces firmantes del auto, además, consideran que los 12.783 euros en trajes que los miembros de la trama Gürtel regalaron a Camps, según figuraba en documentos judiciales anteriores, no tienen nada que ver con el hecho de que el receptor de la ropa sea el presidente de la Generalitat. Una afirmación que se contradice con la versión del propio Camps, que siempre se ha aferrado a que paga sus trajes.

En este contexto, con su cerrado apoyo, Rajoy avala la forma en la que Camps se ha enfrentado a sus acusaciones. No pasa por alto que varios cargos del partido han admitido en privado su malestar por la estrategia de defensa del president. 'El auto ha dejado claro que mintió. El partido se habría ahorrado muchos disgustos si hubiese admitido que le habían regalado los trajes', señala un diputado del PP.

También la gestión de Rita Barberá al frente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) está en el punto de mira judicial.

El pasado 10 de agosto, el juez Antonio Pedreira, instructor de la rama madrileña del caso Gürtel, requirió a la FEMP todos los contratos firmados entre 2000 y 2004 con la trama empresarial dirigida por Francisco Correa. Una información que, por cierto, hadesaparecido.

Concretamente, entre Special Events y Pasadena Viajes, facturaron más de un millón de euros a la institución. Todo, mientras se han filtrado conversaciones telefónicas en las que Álvaro Pérez, responsable de la red en la Comunidad Valenciana, reconocía regalar bolsos de firma a la alcaldesa. 'No nos da nada, pero tampoco nos hace nada', decía.

Con la revelación de sus planes para la Comunidad Valenciana, Rajoy empieza a dejar ver sus cartas para 2011. Ya el pasado mes de junio mostró sus deseos de que Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón repitieran en Madrid.