Público
Público

Rajoy somete a Aguirre y pone un parche en Valencia

Logra imponer a Rato como presidente de Caja Madrid, pero no consigue que Camps prescinda de los implicados en el caso Gürtel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como en una contrarreloj, la dirección nacional del PP comenzó ayer a encarrilar la situación tras unos días de auténtico caos en sus filas. Mariano Rajoy ganó el pulso a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, al imponer a Rodrigo Rato al frente de Caja Madrid. También logró que el líder de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, moviera ficha nombrando al sustituto de Ricardo Costa. Pero, para muchos dirigentes, este último paso ha sido 'insuficiente' con el caso Gürtel apretando las tuercas.

El presidente de los conservadores quería afrontar hoy la reunión del Comité Ejecutivo Nacional sin sobresaltos y, sobre todo, imponiendo su autoridad, la que tanto le cuestionan internamente. Fuentes cercanas a Rajoy reconocían ayer que su jefe estaba 'satisfecho' por los resultados. Ayer no fue un lunes negro. Al contrario, se vendió como el de la imposición. 'Parece que se han solucionado los dos elementos por los que se había convocado el Comité por la vía de urgencia', señalaban aliviados sus colaboradores.

El mayor éxito de Rajoy fue imponer a Rato para presidir la entidad financiera. El ex vicepresidente de los gobiernos de Aznar ya aceptó la semana pasada tal y como adelantó él mismo a Público ser el sucesor de Miguel Blesa. 'Aguirre se ha doblado...', se jactaba ayer un marianista contento por haber ganado la pelea.

En las negociaciones ha tenido un papel determinante la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. La número dos del partido no quiso dar ayer, sin embargo, su rueda de prensa habitual de los lunes tras el Comité de Dirección. Desde la sede nacional explicaban que no era 'necesaria' ante la cita de hoy. Otros reconocían que no había querido 'interferir' en los mensajes que debían trasladar las formaciones regionales.

El líder del PP está 'satisfecho' con la solución dada a la crisis

El de la madrileña sonó alto y claro. El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, se retiró de la pugna y expresó su apoyo 'personal' al ex director del Fondo Monetario Internacional. Además, pidió que el proceso de renovación 'paralizado' por un recurso del alcalde de Madrid, culmine 'cuanto antes'. Aguirre se lo agradeció, destacando 'su impecable y ejemplar' trayectoria de servicio público.

A pesar de todo, en el partido consideran que en este terreno quedan aún cabos sueltos. Muchos se preguntan qué hará ahora Aguirre con González, ya que se daba por segura su salida y la remodelación del Gobierno regional. Otros dirigen la vista hacia Alberto Ruiz-Gallardón. Su hombre fuerte, Manuel Cobo, debe comparecer mañana ante el Comité Nacional de Derechos y Garantías para ser 'juzgado'.

Hoy realizará un discurso duro, en el que pedirá lealtad y reclamará orden

Hay quien opina que la reunión de hoy sería la ocasión perfecta para que el vicealcade pidiera disculpas frente a todos por sus declaraciones. Cobo acusó a Aguirre de 'montar una gestapillo' para espiarle y dijo que era 'de vómito' lo que se estaba haciendo con Rato. Los que rodean a Rajoy mantienen que lo de Cobo sigue 'los cauces oficiales'. Pero reconocen que 'no tiene pinta de que vaya a retractarse'.

Por si las cosas no se resuelven, la dirección nacional guarda otro as en la manga. Desde la cúpula se da por hecho que Gallardón retirará el recurso que presentó el Ayuntamiento y pactará su representatividad. El Consistorio reconocía ayer que lo haría 'de inmediato' si se emitía la orden desde arriba. 'Lo puso Rajoy, lo puede retirar cuando quiera', señalaban fuentes municipales. Pero también recordaban que el proceso no tenía por qué desbloquearse gracias a ellos, ya que el Ayuntamiento de Barcelona y CCOO habían interpuesto los suyos y la situación seguiría paralizada.

Desde el ring valenciano, Camps también le daba a Rajoy alguna carta para aguantar el tipo. La principal: un nuevo secretario general, Antonio Clemente, ratificado por el Comité Ejecutivo Regional. Ricardo Costa quedaba enterrado para la dirección. Rajoy avaló los cambios. 'Pero es un principio', reconocían desde la sede nacional, conscientes de que muchos dirigentes conservadores lo han visto como 'un parche'.

Rajoy llega, por tanto, con algunos deberes hechos a la reunión

Creen que tanto el vicesecretario de Organización, David Serra, como la tesorera del partido, Yolanda García, deberían dejar sus cargos. También se echa de menos que no se haya tocado el Consell y que Vicente Rambla siga de vicepresidente. Todos ellos figuran en un informe policial que denuncia la financiación ilegal del PP valenciano y que fue definitivo para provocar la destitución de Costa.

Rajoy llega, por tanto, con algunos deberes hechos a la reunión. Y le queda, según algunos de los que le rodean, la 'reprimenda final'. 'Será duro, pondrá orden, pedirá a Aguirre y a Gallardón que pongan fin a su batalla, criticará los personalismos, pedirá lealtad y dirá que intervenga quien quiera', resumen desde su círculo.

Rajoy busca el apoyo de sus barones y un nuevo cierre de filas. Necesita gas para llegar hasta las municipales y autonómicas. Por medio está la elaboración de las listas y nuevos enfrentamientos. Algunos piensan que si no obtiene buenos resultados llegará el 'asalto definitivo' en 2011, año en que tiene que ser ratificado como candidato a la Moncloa. Los suyos están convencidos de que 'sobrevivirá'.

Zapatero se enorgullece de su contribución al desbloqueo en la caja

El presidente del Gobierno aclaró el miércoles pasado que no tenía “una posición contraria” a Rodrigo Rato. Esas palabras, según interpretó ayer Zapatero ante la Ejecutiva del PSOE, fueron decisivas para que cuajara el desbloqueo. El presidente alabó “el ejercicio de responsabilidad” demostrado por el PSOE. El líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, exigió a Rato garantías de que no dejará “a medias” su mandato, como hizo en el FMI. Gómez recordó que las luchas de poder sientan mal a las entidades financieras. Dio un dato: “En 1995, Caja Madrid ganaba el doble que La Caixa, y hoy Caja Madrid está en torno a un 20%”. Por su parte, la portavoz socialista en la Cámara regional, Maru Menéndez, condenó la “gravísima irresponsabilidad” del PP por haber sometido la estabilidad de la entidad a sus “ambiciones personales”. Menéndez no ve aún “muerta” a Aguirre. Sí cree que queda “tocada” y que recibirá al final su “castigo ciudadano”. 

IU se alegra de que los conservadores hayan puesto fin al 'culebrón'

Izquierda Unida-Comunidad de Madrid (IU-CM) no entró en tantos matices. Antero Ruiz, diputado regional y negocia-dor en el asunto de Caja Madrid, evaluó de forma “positiva” la designación de Rato. “Si con esto se acaba este culebrón, mejor”, subrayó. Lo mismo suscribió la portavoz en la Asamblea, Inés Sabanés. Ruiz confirmó que IU no le vetará, por lo que espera que el nuevo presidente “cumpla” con el pacto de estabilidad de la caja que todas las fuerzas políticas y los sindicatos suscribieron este verano. El diputado prefirió ser “prudente” y no adelantar si queda debilitada Aguirre. “Es prematuro saberlo. Ellos sabrán. Constatamos el acuerdo, aunque no sabemos a cambio de qué se ha hecho”, dijo. El portavoz de IU en el Congreso aportó otro argumento distinto: “Es infumable e inaceptable que haya estas pasarelas entre lo privado y lo público”, comentó Gaspar Llamazares desde Bilbao.