Público
Público

Rajoy intenta 'tapar' a Bárcenas con su agenda internacional

El presidente del Gobierno retoma la iniciativa política tras dos meses con escasa actividad en Bruselas y el Congreso de los Diputados. La semana que viene recibirá en La Moncloa a Ban Ki-moon y otros tres altos dirigentes internacion

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque nadie en su entorno se atreve a confirmar que vaya a ser una constante, al menos, hasta las próximas vacaciones de verano, Mariano Rajoy regresa de su descanso de cumpleaños (miércoles 27, 58 años) y Semana Santa en el Parque Nacional de Doñana dispuesto a marcar la agenda política tras tres meses sin dar una rueda de prensa en Madrid y tratar de evitar que sea Luis Bárcenas quien se la siga dictando al PP y, por extensión, al Gobierno. La última comparecencia del jefe del Ejecutivo ante los medios fue en París, el martes de Semana Santa y con el formato reducido de las comparecencias extranjeras, en este, caso con el presidente de la República Francesa François Hollande. Desde diciembre de 2012, Rajoy no da una rueda de prensa en la capital, ni en la sede nacional del PP ni en La Moncloa.

Las noticias judiciales con los movimientos del ex tesorero del partido contra el PP, la trama Gürtel o, incluso, el caso Urdangarin -en el que se han visto implicados, además de la Familia Real, varios dirigentes del PP en Valencia y, como Esteban González Pons, ahora vicesecretario general en la calle Génova- han ido marcando la actualidad política de las últimas semanas y el presidente del Gobierno va a intentar contrarrestar esta estrategia exitosa de quien fue gestor de las finanzas del PP durante 30 años. Lo hará, además, no sólo desde La Moncloa, sino también desde el PP, al haber convocado para el miércoles 3 de abril al máximo órgano del partido entre congresos, la Junta Directiva Nacional. Con cinco meses de retraso sobre los cuatro que, según los Estatutos del PP, debería transcurrir desde la última -que se celebró el 2 de julio de 2012 en Sevilla-, la Junta reúne ahora en Madrid a los cerca de 600 cargos del PP para que Rajoy traslade un mensaje que, aunque lejos de sonar novedoso, pretende centrar a los dirigentes conservadores en la tarea de ocuparse de la salida de la crisis y dejarse de asuntos que competen a la Justicia. Además, el jefe del Ejecutivo insistirá en el argumentario por excelencia de La Moncloa: el PP es el partido que más está haciendo contra la corrupción, impulsando medidas sin precedentes y tramitando una ley de transparencia que el PSOE ni intentó sacar adelante.

La semana que viene, el presidente del Gobierno tiene una apretada agenda que contrasta con las de semanas anteriores, en donde, a lo sumo, se reflejaban tres o cuatro actividades de Rajoy, incluidas las ordinarias de contestar a la oposición en la Sesión de Control del Congreso, presidir el Consejo de Ministros los viernes y/o la Comisión Delegada para Asuntos Económicos los jueves. El martes 2 -el lunes se considera festivo por extensión de Semana Santa, aunque en Madrid es laborable- el presidente del Gobierno recibe al presidente de Paraguay, Federico Franco. Franco sustituyó a Fernando Lugo en junio del año pasado sin paso previo por las urnas, al ser destituido éste por el Senado en un juicio político sin precedentes que fue rechazado mayoritariamente en el ámbito internacional. Franco no acudió a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz por expreso deseo de la Casa del Rey y el Gobierno y Rajoy le compensa ahora recibiéndolo en La Moncloa. Sin embargo, no está prevista comparecencia alguna de ambos presidentes a los medios, lo que sí suele hacerse con el resto de mandatarios.

Tampoco está recogido que Rajoy dé una rueda de prensa tras la Junta Directiva Nacional, aunque podría ser su número dos quien lo hiciera. Sería la primera rueda de prensa de la secretaria general desde el 25 de febrero, cuando trató de explicar la relación laboral de Bárcenas con el partido durante los dos últimos años, desde que cesó como senador hasta que fue despedido el 21 de enero de este año. María Dolores de Cospedal habló de 'simulación' de contrato o indemnización 'en diferido' sin convencer a nadie y poniendo punto y final a sus respuestas a los medios hasta el 11 de marzo, cuando compareció en un desayuno arropada por Rajoy, parte del Gobierno y la plana mayor del PP. El formato distó mucho de ser el de la rueda de prensa semanal en la calle Génova, pues el moderador del coloquio agrupa en una pregunta varias de la misma temática, con lo que Bárcenas sólo se mencionó en una cuestión y Cospedal ni lo citó en su respuesta.

El mismo jueves por la tarde, Rajoy recibirá al secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEA), José Miguel Insulza, y al día siguiente estará en La Moncloa el secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon. Con éste, el presidente del Gobierno sí comparecerá ante la prensa, aunque seguramente en formato internacional, es decir, con límite de preguntas. Será la segunda vez que Rajoy mantenga un encuentro con Ban y el primero que lo reciba en Madrid. Por la tarde, Rajoy acompañará a Ban en su intervención de clausura de la Reunión de Alto Nivel sobre Hambre, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que se celebra en la Casa de América. Además de presidir el Consejo de Ministros, el viernes por la tarde, el jefe del Ejecutivo recibe al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en plena resaca de la UE por el corralito decretado en Chipre.