Publicado: 31.07.2014 23:30 |Actualizado: 31.07.2014 23:30

Rajoy volverá a vender la recuperación para luego irse de vacaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecerá este viernes ante los periodistas tras la última reunión del Consejo de Ministros antes del paréntesis de agosto para hacer balance político y económico de los siete primeros meses del año y de las expectativas hasta el final de 2014 y de la legislatura. Un encuentro con la prensa en el que previsiblemente volverá a echar mano de la retórica triunfalista del PP, en el que incidirá en su discurso de la recuperación para seguir la línea de sus últimas intervenciones.

La presencia del líder del Ejecutivo, a menudo reacio a comparecer ante cámaras y micrófonos cobra especial interés después de los dos esperados encuentros que ha mantenido esta semana con Pedro Sánchez y Artur Mas. Tanto el nuevo líder de los socialistas como el president de la Generalitar respondieron a las preguntas de la prensa tras reunirse con Rajoy, pero el líder de Partido Popular se limitó a elaborar sendos comunicados, en los que ni siquiera mencionó los 23 puntos planteados por el President ; todas las preguntas tendrán que ser planteadas este viernes, en una única comparecencia, que además supondrá el cierre del curso político.

Rajoy trató los encuentros con Sánchez y Mas en notas de prensa, sin mencionar las 23 propuestas del President Rajoy se comprometió al inicio de su mandato a comparecer ante los periodistas cada año antes del verano y al final de cada ejercicio, pero el año pasado no lo hizo, porque coincidió temporalmente con su comparecencia ante el pleno del Congreso, el día 1 de agosto, para informar sobre el caso Bárcenas; la polémica comparecencia en la que reconoció que se equivocó al confiar en el extesorero del PP.

Varios son los temas que tratará en su comparecencia: su particular análisis de la evolución de la economía española en lo que va de año -con datos como los del empleo y el incremento de las previsiones del PIB-, el nuevo Estatuto de la Víctima del Delito - que Mato, Gallardón y Fernández Díaz volvieron a presentar esta semana , en una versión que prácticamente no presentan cambios con respecto al borrador sacado a la luz en octubre-  y la nueva reforma fiscal que ya ha sido criticada por Bruselas, y que junto al Estatuto de la Víctima será aprobada este mismo viernes, después de haber sufrido algunas modificaciones. 

El Consejo de Ministros tramitará también el acuerdo del Gobierno para que el rey Juan Carlos sea quien represente a España en el acto del próximo 7 de agosto en Bogotá en el que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, será investido de nuevo como jefe del Estado, y el acuerdo por el que se traspasarán a la comunidad de Baleares las instalaciones y los medios del Lazareto de Mahón (Menorca), hasta ahora adscritos al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El Consejo de Ministros aprobará este viernes el proyecto de ley de reforma fiscal que contempla una rebaja de impuestos de 9.000 millones de euros para trabajadores y empresas y que entrará en vigor, de manera escalonada, entre los años 2015 y 2016.

Después de analizar el anteproyecto de ley, que fue presentado públicamente el pasado 20 de junio, el Gobierno ha sometido el texto al debate público y, fruto de este proceso, el proyecto definitivo que enviará a las Cortes incorporará algunas novedades respecto a la norma inicial. El más importante, por ser la medida más polémica de la reforma, es el aumento del mínimo exento de la tributación en el IRPF de la indemnización por despido hasta los 180.000 euros, frente a la propuesta inicial de 2.000 euros por año trabajado.

El ministro cede y eleva el mínimo exento de tributación hasta los 180.000 euros, en lugar de 2.000 por año

Además, el Ministerio de Hacienda ha rectificado también el porcentaje de rentas por alquiler exentas de tributación en el IRPF para los propietarios, que se mantiene en el 60% actual frente a la rebaja del 50% que contenía el anteproyecto. También en el IRPF se incorpora la novedad de que los mayores de 65 años que vendan bienes y los destinen a una renta vitalicia no tributarán por las posibles plusvalías de dichas ventas.

En la misma línea, el proyecto de ley también incorpora otra mejora respecto al anteproyecto, relativa a la fiscalidad de los planes individuales de ahorro sistemático, al rebajar de diez a cinco años el periodo mínimo de tiempo de la inversión para beneficiarse de una menor fiscalidad en el IRPF.

Asimismo, incorporará otra novedad relativa a la deducción por inversión en I+D recogida en el Impuesto de Sociedades. Así, el valor de monetización que pueden llevar a cabo las empresas que realicen grandes inversiones en estas actividades pasará de 3 a 5 millones de euros.

También en este impuesto el Gobierno aprovechará la aprobación del proyecto de ley para mejorar la aplicación de la reserva de capitalización para las empresas. En concreto, el proyecto de ley establece como novedad, frente al borrador hecho público, que el límite a la compensación de las bases imponibles negativas en Sociedades se calculará sobre la base imponible existente antes de aplicar la nueva reserva de capitalización.

En cuanto a la rebaja del IRPF, la reforma reduce a cinco el número de tramos desde los siete actuales, dejando el tipo mínimo en el 19% --frente al 24,75% actual-- y el tipo marginal en el 45% --frente al máximo del 52%--, si bien la rebaja se hará en dos fases, una en 2015 y otra en 2016, y beneficiará a los 20 millones de contribuyentes de este impuesto.

Por su parte, los rendimientos del ahorro pasarán a tributar a un mínimo del 19% y un máximo del 23%, cuando entre en vigor plenamente la reforma fiscal del Gobierno en el año 2016; mientras que los autónomos verán rebajadas las retenciones hasta el 20% en 2015 y el 19% en 2016, frente al 21% actual. Los que perciben rentas inferiores a 15.000 euros anuales ya están disfrutando de una rebaja de la retención al 15%.

Montoro no bajará el IVA, pero tampoco lo subirá

Uno de los aspectos más novedosos de la reforma del IRPF es la extensión de los conocidos como 'impuestos negativos'. Así, las familias numerosas y con ascendientes con discapacidad o discapacitados a su cargo podrán cobrar por anticipado una deducción de 1.200 euros anuales en el IRPF, a razón de 100 euros mensuales, como la que actualmente perciben las madres con hijos menores de tres años.

En materia del Impuesto de Sociedades, el tipo bajará al 28% en 2015 y al 25% en 2016, frente al 30% actual, mientras que las pymes podrán rebajar su gravamen hasta el 20% --frente al 25% actual-- siempre que se apliquen dos deducciones de nueva creación para favorecer la autofinanciación y el endeudamiento empresarial.

Además, se suprimen algunas desgravaciones, mientras se refuerza la deducción por inversión en I+D+i y se incluye una nueva desgravación por reserva de capitalización, de tal manera que las empresas podrán destinar el 10% de su beneficio a provisiones o recursos propios para promover su autofinanciación y reducir su endeudamiento.

Además de esta deducción, para las pymes se introduce también una desgravación con el mismo objetivo para que durante cinco años puedan hacer provisiones y reducir su tarifa fiscal, de tal manera que las pymes que hagan uso de estas dos deducciones, que no exigirán obligatoriedad de inversión, tributarán a un tipo del 20%.

A lo que ha renunciado el Gobierno es a modificar el IVA, que mantendrá sus tipos actuales, y el único cambio que ha introducido es lo concerniente a una directiva de Bruselas que obliga a España a elevar el tipo mínimo de este impuestos aplicado a algunos productos sanitarios, si bien deja fuera de este incremento a las gafas graduadas, las lentillas, las muletas o las sillas de ruedas.

Después de aprobar los proyectos de ley que conforman la rebaja del IRPF y del Impuesto de Sociedades, el Gobierno deberá ratificar también más adelante el proyecto de ley de reforma de la Ley General Tributaria para reforzar la lucha contra el fraude fiscal, que creará un registro público de morosos con aquellos contribuyentes con deudas y sanciones tributarias pendientes de ingreso que superen el millón de euros, siempre que éstas no se encuentren aplazadas o suspendidas y haya transcurrido un año desde la finalización del plazo de ingreso.