Público
Público

Ralph Lauren y Donna Karan cierran la Semana de la Moda de Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las apuestas de Ralph Lauren y Donna Karan han sido hoy los platos fuertes del cierre de la Semana de la Moda de Nueva York, que volvió a contar con la presencia de los grandes de la moda estadounidense y valores seguros como Carolina Herrera.

La pasarela de la Gran Manzana ha tenido como colofón a dos pesos pesados como los neoyorquinos Donna Karan y Ralph Lauren, que han centrado la mirada de los amantes de la moda en un último día más mediático de lo habitual.

Por si la presencia de Karan y Lauren no fuera suficiente para dar por finalizada la semana, la atención mediática se centró en la figura de Victoria Beckham, que actuó en las instalaciones de la pasarela neoyorquina como jurado para el programa televisivo "Project Runway".

Una hora antes de que Ralph Lauren presentara un desfile teñido de rojo, verde y púrpura, y repleto de abrigos, pantalones de lana y faldas largas, en los que no faltaron las ya habituales plumas y la pedrería, todas las miradas cayeron sobre la esposa de David Beckham.

De la mano de la modelo alemana Heidi Klum, presentadora de este concurso cazatalentos de nuevos diseñadores que triunfa en la televisión estadounidense, Victoria -vestida de color naranja- se unió a los otros miembros del jurado para ver el desfile de los finalistas y más tarde decidir quién será el ganador del concurso.

La Semana de la Moda, sin embargo, ha estado protagonizada antes por algunas de las consagradas agujas del diseño estadounidense, como Michael Kors, Vera Wang, Diane von Furstenberg o Nicole Miller, que presentaron sus apuestas para el próximo otoño-invierno en Nueva York, donde no han faltado las creaciones de la venezolana Carolina Herrera ni nombres tan conocidos como Calvin Klein o Tommy Hilfiger.

Algunos expertos en moda han hablado estos días de la repercusión que la crisis económica en EE.UU. ha tenido en la moda, por lo que aseguran que los diseñadores han apostado en la mayoría de casos por diseños mucho más llevables y vendibles, y por la abundancia de complementos.

Cada creador se ha mostrado fiel a su estilo y a su marca, y así la firma de Calvin Klein mostró sus habituales cortes depurados y colores sobrios, con predominancia del negro, del gris y de algunos marrones, para una mujer sofisticada y fría, obra del brasileño Francisco Costa, que este año celebra su quinto aniversario al frente del diseño de esa casa.

Las pieles, la pedrería y las plumas y unos tejidos cálidos y lujosos han sido la marca de este año de Carolina Herrera, una diseñadora que ha sabido cautivar la pasarela neoyorquina al presentar una colección inspirada en el campo en otoño.

Marcas tan renombradas como Lacoste, Abaeté, Miss Sixty, Max Azria o Ninette Lepore tampoco faltaron en una pasarela dedicada casi en exclusividad a firmas con relevante presencia y peso comercial en Nueva York.

Además de Herrera y Óscar de la Renta, que presentó sus creaciones alejado del circuito oficial, destacó la presencia de un nutrido grupo de diseñadores de origen latinoamericano, como el venezolano Ángel Sánchez, que regresó a las pasarelas neoyorquinas donde no desfilaba desde 2001, el colombiano Juan Carlos Obando o el brasileño Carlos Miele.

El único representante español de la Semana de la Moda de Nueva York fue Custo Dalmau, quien con la nueva colección de su firma Custo Barcelona volvió a demostrar en su desfile del jueves que los colores, los estampados imposibles y el "look" urbano siguen siendo su seña de identidad.