Público
Público

Rarezas en un planeta contaminado

El Instituto Blacksmith presenta una lista de lugares en los que se ha combatido con éxito la polución más atroz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace tres años, el Instituto Blacksmith, una organización no gubernamental con sede en Nueva York, sacudió la conciencia de los países desarrollados con una lista de los diez lugares más contaminados del planeta.

El mundo descubrió, de golpe, la existencia de La Oroya, una aldea peruana en la que los niños sufrían unas elevadísimas concentraciones de plomo en la sangre a causa de la actividad de una mina regentada por una empresa de EEUU. También se desvelaron las condiciones de vida en la ciudad siberiana de Norilsk, fundada como un campo de concentración en 1935 y hoy habitada por 200.000 personas, muchas de ellas aquejadas por enfermedades respiratorias. En Norilsk, mientras tanto, la nieve es negra. Esta localidad rusa posee el mayor complejo de fundición de metales pesados del mundo y emite dos millones de toneladas de dióxido de azufre cada año.

En el mundo hay 1.000 millones de personas afectadas por la polución

Anoche, el Instituto Blacksmith presentó su cuarto informe, realizado en colaboración con Green Cross Suiza, una organización que imita el modelo de Cruz Roja, pero sólo atiende emergencias medioambientales. En esta ocasión, el comité de expertos de la ONG, integrado, entre otros, por investigadores de la Universidad de Harvard y del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, ha elaborado una lista con diez ejemplos de que la descontaminación es posible. 'Este año queremos mostrar que los problemas se pueden abordar con éxito, incluso con presupuestos limitados', explica en el informe Richard Fuller, fundador de la ONG.

El nuevo documento también aplaude la prohibición, prácticamente mundial, de la gasolina con plomo, que ha desencadenado una caída drástica de los niveles de este metal en la sangre de los niños de todo el planeta. Y, además, la ONG celebra la aprobación en 1992 de la Convención sobre Armas Químicas, que prevé la destrucción completa de este armamento en 2021. Son ejemplos de que es posible mejorar la vida de los 1.000 millones de personas afectadas por la contaminación; sólo hace falta voluntad política.

Plomo.  El ‘Chernóbil del Caribe’

En la localidad dominicana de Bajos de Haina viven cientos de personas con daños neurológicos, anemia e infertilidad. Es el ‘Chernóbil del Caribe’. El origen de esta peste fue una instalación que fundía baterías de coche, fabricadas con plomo y ácido. El límite de plomo en sangre es 10 microgramos por decilitro, pero los enfermos registraban niveles de 70 microgramos en 1997. Gracias a un proyecto del Gobierno, el nivel ha caído a 28 microgramos.

Radiactividad. La pesadilla de la URSS acaba

El accidente nuclear más grave de la Historia, la explosión de un reactor en Chernóbil, generó una radiactividad 100 veces superior a la de Hiroshima y Nagasaki. El informe destaca un proyecto de Green Cross Suiza, que ha desplegado un equipo de médicos para atender a las personas que siguen viviendo en la zona. En sus campamentos, los niveles de isótopos de 15.000 niños han bajado hasta un 80%.

Carbón. Un tubo de escape en casa

Hay países en los que hervir arroz es un riesgo. En 2000, entre 1,5 y 2 millones de personas murieron en todo el mundo a causa del humo producido por sus cocinas de carbón o madera. En Accra, la capital de Ghana, la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional ha financiado un tejido industrial local que ha puesto en el mercado una cocina de carbón que reduce las emisiones tóxicas a la mitad. En 2008, se vendieron unos 70.000 hornillos.

Clanuro. El veneno de los mineros

Los relaves, desechos del procesamiento de los minerales, contienen químicos, como el cianuro, que pueden contaminar las aguas subterráneas. En la mina de cobre de Candelaria, en el desierto de Atacama (Chile), la multinacional FCX, de EEUU, ha creado una presa y un sistema de reciclaje para evitar que 365 millones de toneladas de relaves revienten el sistema inmunológico de los habitantes del entorno.

Coches. Emergencia en la atmósfera

En la década de 1980, la atmósfera de la capital india, Nueva Delhi, se llenó de partículas tóxicas procedentes de los tubos de escape que dispararon el número de casos de cáncer, asma y otras enfermedades respiratorias. Pero, entre 1993 y 2000, las concentraciones de plomo, fruto de la combustión de la gasolina, cayeron un 75%, gracias a las medidas de emergencia del Gobierno indio, como la creación de una flota de autobuses de gas natural.

Mercurio.  El verdadero precio del oro

La minería artesanal de oro libera cada año en el mundo 1.000 toneladas de mercurio, un metal que puede llegar a provocar la muerte. En Kalimantán (Indonesia), la fundación local YTS ha introducido modernos alambiques que capturan el 90% de los peligrosos vapores de mercurio formados en el procesamiento del oro. Gracias a este proyecto, se ha evitado la emisión de 2,4 toneladas de mercurio.

Minería. Algas contra metales

El valle del río Rudnaya, en el extremo oriental de Rusia, ha sido víctima de un siglo de minería en busca de plomo. Un tercio de los niños de la zona presentaba en 2007 cantidades de este metal en sangre que superaban los estándares de seguridad. Sin embargo, estos peligrosos niveles se han reducido un 37% gracias a las labores de limpieza y a la ingestión de algas descontaminantes promovidas por un consorcio internacional.

DDT.  Agua potable con insecticida

Un almacén de un pequeño pueblo de Tanzania, Old Korogwe, escondía 100 toneladas del pesticida DDT, prohibido en todo el mundo desde 2004. El insecticida, además, se filtraba desde la nave a un río cercano, única fuente de agua potable del pueblo. La empresa gubernamental alemana GTZ trasladó el DDT a Alemania y allí fue destruido. Pero quedan otros 350 almacenes con DDT sólo en Tanzania.

Agua residual.  Un río limpio para la Expo

La mitad del caudal del río Suzhou, que atraviesa Shanghai, procede de las aguas residuales domésticas e industriales vertidas en sus orillas. En 2000, su agua ni siquiera alcanzaba el peor nivel admitido. Sin embargo, las autoridades municipales comenzaron en 1998 un proyecto de descontaminación que incluye plantas de tratamiento e inyección de oxígeno. El resultado se verá en 2010, año de la Expo Mundial.

Arsénico.  Pozos llenos de cáncer

Unos diez millones de personas beben agua contaminada de manera natural con arsénico, un elemento carcinogénico, en el estado indio de Bengala Occidental. Tres millones de ellas han enfermado. La Universidad Queens de Belfast comenzó en 2006 un proyecto que ha eliminado el arsénico del agua en varias plantas de tratamiento. Antes, sus niveles multiplicaban por 28 los aceptados.