Público
Público

Raúl Castro cambia el gabinete ante una crisis económica mundial y el Gobierno de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cambios de ministros del general Raúl Castro pueden marcar un nuevo rumbo en la política de Cuba, en momentos de expectativas por la crisis económica mundial y lo que pueda hacer la Administración estadounidense de Barack Obama respecto a la isla, opinaron algunos analistas.

Muchos cubanos y diplomáticos analizan hoy con lupa el reajuste de gabinete que esperaban hace meses y que ha sido significativo en economía y asuntos exteriores, en busca de pistas de futuras políticas interiores e internacionales, o sobre los reacomodos internos de la cúpula gobernante.

Hasta ahora solo hay un comunicado de 20 párrafos, sin ninguna explicación oficial adicional, ni declaraciones de los ascendidos ni de los defenestrados, sobre los "por qué" o "para qué" de lo que los cubanos llaman "tremendo remesón".

Todo está en calma este martes en La Habana, con transeúntes que comentan, la mayoría, que apenas están digiriendo la larga lista de nombres del comunicado divulgado el lunes por sitios oficiales en Internet y emisoras de radio y televisión, y publicado hoy por los dos diarios oficiales de la isla.

En un país en el que los ministros suelen durar décadas en sus cargos, ha sido el reajuste más rotundo desde hace tres lustros, por lo cual algunos analistas y diplomáticos opinan que puede ser el verdadero comienzo del Gobierno del general Raúl Castro, con un gabinete reforzado con militares.

Pero todos piden más tiempo para ver en qué medida marcará un nuevo rumbo interior o exterior este cambio de gabinete, en el que todavía la mayoría de los ministros ya estaban con Fidel Castro antes de su enfermedad en julio de 2006.

También están quienes piensan que el general Castro, con fama de pragmático y juicioso administrador durante su jefatura de las Fuerzas Armadas, busca más eficiencia de la burocratizada administración pública, ante una crisis mundial que agrava la perenne penuria económica cubana.

Hay dudas también sobre los que vislumbran una supuesta pugna de dirigentes "reformistas", entre los que algunos citan a Lage, con los llamados "talibanes" (fundamentalistas), presuntamente encabezados por Pérez Roque.

"La gente estaba esperando una reestructuración que había sido alargada mucho tiempo. Se suponía que hubiera sido en la asamblea (la reunión del parlamento de diciembre pasado). Lo que pasa es que ha sido muy sorpresiva, sin signos anteriores de su alcance", dijo a Efe Ray Hernández, contador de 32 años.

"Era necesaria, y el hecho de que hayan cambiado a tanta gente implica cuán grande es el aparato de este Gobierno y que era necesario hacerlo más efectivo", añadió.

Hernández opinó que "algunos cambios se podían vislumbrar, o llevarse una idea por algunos signos, como es el caso de (el vicepresidente Carlos) Lage, que tenía menos nivel, (...) pero el caso del canciller (Perez Roque, destituido) nadie entiende a qué obedece, a qué dinámica puede obedecer".

Lage deja la secretaria ejecutiva del Gobierno pero sigue como vicepresidente del Consejo de Estado, por lo cual analistas y diplomáticos no están seguros de si ha perdido ya todo el poder y el resto será solo cuestión de tiempo.

Ernesto, habanero de 28 años, siente también "sorpresa" por el cambio del ministro de Exteriores.

"Parecía el tipo más honesto del piquete. Quizás lleguen otras notas, y quizás no lleguemos a saber qué sucedió exactamente con Lage, Pérez Roque, etc. El Gobierno en estos casos no precisa detalles sobre el futuro de las personas que sustituye de sus cargos, y eso da de que hablar", agregó.

"A mí, en lo particular, me gustaría más transparencia, y saber por qué sustituyen a funcionarios que hasta ahora parecían perfectos", explicó Ernesto.

Para varios disidentes consultados por Efe, falta tiempo para evaluar qué ha pasado, si todo es "más de lo mismo", como dijo Martha Beatriz Roque, de la Agenda para la Transición, o si han salido fieles al ex presidente y entrado "raulistas", como cree el economista Oscar Espinosa Chepe.

Otros comentan que difícilmente puede hablarse de que ha habido una imposición del "raulismo" sobre el "fidelismo" cuando el actual presidente es el mayor de todos los fieles de su convaleciente hermano mayor.