Público
Público

Raymond Roussel, un surrealista en el Reina Sofía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor francés Raymond Roussel es un gran desconocido, pero fue uno de los maestros más singulares de los surrealistas que desarrolló nuevos paradigmas los cuales influyeron en el arte del siglo XX. A esta influencia dedica el Museo Reina Sofía la exposición ""Locus Solus".

Compuesta por aproximadamente trescientas piezas entre pinturas, fotografías, esculturas, instalaciones y vídeos además de numerosos libros y documentos originales, la exposición muestra la relación compleja entre texto e imagen, entre la palabra y el arte.

Raymond Roussel (París,1877-Palermo,1933), autor de una importante obra poética, novelística y teatral, defendía que la obra artística-literaria no necesita contener nada real, solo una combinación de objetos imaginarios.

Alejado de los movimientos literarios de la época, en su texto póstumo, "Cómo escribí alguno de mis libros", explicaba que su proceso de trabajo partía de la creación de dos frases fonéticamente casi idénticas pero con sentidos y significados muy diferentes, para luego tratar de escribir un relato que pudiese empezar con una de ellas y acabar con la otra.

A partir de variaciones de este procedimiento realizó sus dos obras más emblemáticas, "Impresiones de África" y "Locus Solus", texto que inspiró a Jacques Carelman para realizar la pieza "El diamante", escultura con la que se inicia el recorrido de la exposición, organizada en colaboración con el Museo Serralves de Oporto, donde se exhibirá el próximo año.

Este recorrido permite comprobar la influencia de Roussel en los surrealistas y en las vanguardias históricas pero también en otros creadores hasta la actualidad, desde Duchamp, Picabia, Max Ernst, Salvador Dalí, Jean Tinguely, Man Ray, Roberto Matta, Ree Morton, Terry Fox hasta Cristina Iglesias o Francisco Tropa.

Roussel "es una figura mítica, un autor de referencia aunque se le conoce poco", en opinión de Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía y comisario de la muestra junto a João Fernandes y François Piron.

Criado en una familia de la alta burguesía francesa "tenía gustos clásicos, pero su obra influyó en los vanguardistas y futuristas del siglo XX y dejó una huella que llega hasta nuestros días", señaló el director, para quien en la obra del francés existe "una inversión del hecho lingüístico que se ve a través de las piezas que forman la muestra", con mucho material inédito.

Para Fernandes, director del Museo Serralves, "el siglo XX no sería el mismo sin los libros de Roussel, que fue paradigma y motor de las artes del siglo pasado. Es impresionante como influye en artistas de diferentes épocas y disciplinas".

A partir del escritor francés "se puede contar una historia secreta del arte del siglo XX. La lectura de Roussel es como una enfermedad que se pega. Hay como una corporación de todos los que han leído sus textos, premonitorios de muchas de las cosas que ocurrieron después tanto en el arte como en la sociedad".

Encargado de realizar una amplia investigación en torno a Roussel, François Piron consideró que el escritor, que se mantuvo siempre muy apartado de la sociedad de la época, sigue siendo un gran desconocido.

El punto de partida de la exposición "es mostrar un cambio en el mundo a través de Roussel, figura que las vanguardias consideraron que formaba parte de su panteón estético".

El recorrido comienza con el apartado dedicado a "Los ídolos", con los personajes que calaron en Roussel, como los escritores Julio Verne o Victor Hugo, el dramaturgo Victorien Sardou y el astrónomo, inventor y escritor Camille Flammarion.

El interés de Roussel por el teatro y los viajes se ilustra a través de "El navío en la tormenta", de Henri Rousseau, manuscritos y obra gráfica inspirada en sus montajes teatrales, junto a testimonios de los numerosos viajes que realizó.

Capítulos importantes son los que ilustran su relación con Duchamp y el surrealismo y "África y la antropología" con la proyección "Impresiones de África", adaptación televisiva realizada por Jean-Christophe Averty, y fotografías de Man Ray.

Finaliza el recorrido, en el que se puede contemplar la instalación "Impresiones de África" de Cristina Iglesias, en "Imagen y Lenguaje", donde se muestras una vitrina con la primera edición firmada de "La vuelta al día en 80 mundos" de Julio Cortázar.

Mila Trenas