Público
Público

Los Razzies se ceban con The Last Airbender y Black Swan brilla en los Spirit

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Razzies, considerados los "anti-Óscar" de la industria, se cebaron hoy con "The Last Airbender", el último filme de M. Night Shyamalan, mientras que "Black Swan" se coronó como la película independiente del año en los premios Spirit.

Según reveló la fundación Golden Raspberry Award, que entrega los temidos Razzies, "The Last Airbender" se hizo con las estatuillas (unas frambuesas doradas cuyo valor es inferior a cinco dólares) a la peor película, peor director, peor guión, peor actor de reparto (Jackson Rathbone, que también se lo llevó por "Twilight Saga: Eclipse") y peor uso del 3D.

La otra gran perjudicada de la velada fue "Sex and the City 2", que se llevó el galardón de peor actriz (destinado a todo su reparto femenino, formado por Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis y Cynthia Nixon), peor secuela y peor reparto.

El título de peor actor fue a parar a Ashton Kutcher, por "Killers" y "Valentine's Day", mientras que como peor actriz se coronó Jessica Alba, gracias a "The Killer Inside Me", "Little Fockers", "Machete" y "Valentine's Day".

La satírica ceremonia, celebrada como es tradición la noche previa a los Óscar, tuvo lugar en el Teatro Barnsdall Gallery, en Hollywood.

Los Razzie -palabra que se puede traducir como pedorreta- se crearon en 1980 como el antídoto al glamour que impone Hollywood anualmente gracias a los premios de la Academia.

Eso en cuanto a lo peor del año en Hollywood, ya que "Black Swan" se convirtió horas antes en la principal vencedora de la 26 edición de los premios Spirit, al conseguir cuatro galardones: mejor película, mejor director (Darren Aronofsky), mejor actriz (Natalie Portman) y mejor fotografía (Matthew Libatique).

"El productor Brian Oliver y su compañía firmaron un acuerdo terrible al dar su visto bueno para hacer este película. Mucha gente les dijo que nunca conseguiría hacer dinero con ella y ahora son jodidamente ricos", dijo Aronofsky.

Libatique, el prometido de Portman, con quien espera un bebé en las próximas semanas, comentó que durante el rodaje no recibió "suficientes besos y abrazos" por parte de la actriz.

"Es trabajo. Nos esforzamos mutuamente e intentamos hacer una buena película", agregó.

La estatuilla al mejor actor se la llevó James Franco ("127 Hours"), que mañana ejercerá de maestro de ceremonias junto a Anne Hathaway en la 83 edición de los premios Óscar.

"Me siento muy bien", dijo. "Los Óscar llevan celebrándose 83 años. Yo sólo me uno a este gran aparato. Será algo muy familiar y divertido. Nos van a permitir que estemos relajados y no nos van a forzar a encajar en un molde en el que nos cabemos", añadió.

Los premios destinados a las mejores actuaciones de reparto fueron a parar a John Hawkes y Dale Dickey, ambos por "Winter's Bone", que partía como la cinta favorita con siete candidaturas.

"The Kids Are All Right" se llevó el premio al mejor guión, obra de Stuart Blumberg y Lisa Cholodenko.

El galardón John Cassavetes, entregado a la mejor película hecha con menos de 500.000 dólares de presupuesto, fue a parar a "Daddy Longlegs", mientras que el título de mejor película extranjera fue para la británica "The King's Speech", favorita en los Óscar gracias a sus 12 nominaciones.

Asimismo, el premio al mejor documental fue para "Exit Through Gift Shop", de Banksy; el de mejor película novel lo obtuvo "Get Low", de Aaron Schneider", y el mejor guión novel llevó la firma de "Tiny Furniture", de Lena Dunham.

Los famosos galardones al mejor cine independiente regresaron este año a la playa de Santa Mónica, su ubicación habitual tras el cambio de localización, al centro de Los Ángeles, en 2010.