Público
Público

El RBS pierde 967 millones tras sufrir depreciaciones de 4.600 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Royal Bank of Scotland (RBS) registró en los seis primeros meses del año una pérdida neta atribuida de 761 millones de libras (967,6 millones de euros), después de haber sufrido una depreciación de sus activos de 5.900 millones de libras (7.501,5 millones) como consecuencia de la crisis.

Estas pérdidas, las primeras en los cuarenta años de historia del RBS y las segundas más grandes de un banco británico, contrastan con un beneficio de 3.647 millones de libras (4.637 millones de euros) en el mismo período de 2007, justo antes de que se desatara la crisis crediticia mundial, anunció hoy la compañía en un comunicado.

La pérdida de valor de los activos durante estos seis meses, en línea con las últimas previsiones hechas por el RBS en junio, se vieron algo compensadas con una reducción de 812 millones de libras (1.033 millones de euros) en la deuda pendiente del grupo.

Estas depreciaciones se suman a otros 2.141 millones de libras (2.723 millones) por el mismo concepto en 2007, principalmente en el segundo semestre.

El presidente del grupo, Fred Goodwin, afirmó que los resultados de la entidad, que calificó de "insatisfactorios", se vieron afectados por el impacto de unas condiciones del mercado "sin precedente".

Asimismo, Goodwin predijo que las condiciones del mercado crediticio se volverán "aún más difíciles", aunque señaló que estas turbulencias ofrecen también nuevas oportunidades, al incrementarse las primas de riesgo que se cobran.

Los resultados del RBS incluyen al ABN Amro, que el banco británico adquirió en octubre de 2007 junto al Santander y al Fortis como si hubiera formado parte del grupo desde el 1 de enero de ese mismo año.

Los ingresos totales, sin tener en cuenta las depreciaciones de activos, ascendieron a 16.835 millones de libras (21.426 millones de euros), un 1,4 por ciento menos que en 2007, de los que el 45 por ciento correspondieron a ingresos por intereses (34 por ciento en 2007) y el 55 por ciento, al resto de ingresos (66 por ciento).

Goodwin indicó que la integración del ABN Amro, que en estos seis meses generó unos costes de 316 millones de libras (402 millones de euros), se está llevando a cabo más rápido de lo esperado, y se mostró confiado en poder obtener a partir de 2010 los ahorros por sinergias previstos de 2.300 millones de euros al año.

De este modo, el presidente del grupo indicó que la "racionalidad estratégica" de la adquisición se mantiene "intacta" a pesar de las turbulencias del mercado.

La crisis crediticia que se originó hace un año ha tenido un gran impacto en la liquidez del sector financiero británico, por lo que el RBS cerró el pasado junio una ampliación de capital de 12.000 millones de libras (15.264 millones de euros) mediante la emisión de derechos sobre acciones.