Público
Público

El Real abre "templo" en la Casa de Campo para el "poverello" "San Francisco"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los datos son abrumadores: 22 toneladas de cúpula, 4.200 butacas, el sonido de la Super Bowl, 130 cantantes y casi 6 horas de función, pero lo más importante del montaje de "San Francisco de Asís" que estrenará el Real el 6 de julio en el Madrid Arena es que es "una epifanía" de música y espiritualidad.

El intendente del Teatro Real, Gerard Mortier, el director general, Miguel Muñiz, y el director técnico, Massimo Teoldi, han explicado hoy en el recinto de la Casa de Campo los principales datos de la producción, que sólo se ha visto con esta "catedralicia" escenografía, "un túnel de luz que 'absorberá' al público", en 2007, en el Ruhr.

Sus autores son el matrimonio de artistas plásticos rusos Emilia e Ilya Kabakov, que una vez que construyeron para el Ruhr la cúpula de 13 metros de diámetro y 14 metros de altura, que cambia de luz y color gracias a sus 1.400 fluorescentes, la compraron y ahora la han cedido al Real.

En torno a ella se distribuyen los 9 solistas, encabezados por el español Alexander Marco-Burhmester, los 120 miembros del coro -el titular del Real más el de la Generalitat Valenciana- y los 132 músicos, 114 de ellos de la Orquesta Sinfónica de la Radio Baden-Baden-Friburgo (SBR), dirigidos por uno de los mayores expertos del mundo en Messiaen, el francés Sylvain Cambreling.

¿Y tanto fasto no se contradice con el espíritu del "poverello"? "Yo le dije lo mismo a Messiaen (1908-1992) y me contestó que tenía razón pero que el alma de San Francisco es tan rica que debemos hacer todo para que el público la sienta", ha explicado en declaraciones a Efe Mortier.

"A Messiaen -ha insistido- le gustaba la monumentalidad pero no en plan 'Aida' con elefantes sino para transmitir el hombre colosal que fue el santo" y como le apasiona quiere que se represente en cada sitio en el que trabaja. Ahora le toca a España, "un país tan cristiano y tan canónico a veces", dice.

A pesar de sus "mega dimensiones" esta producción "no cuesta más que una de 'Andrea Chenier'", en torno a 2 millones de euros, y con la venta de entradas -13.000 son abonos y 7.000 se expenden en taquilla- "el déficit", según Mortier, "no es mayor" que el de "El caballero de la rosa".

"No es una obra católica, sino espiritual para toda la gente en un mundo tan materialista. Una vez que se ha visto no se olvida", ha añadido.

Muñiz ha detallado a Efe que a pesar de que sólo son 5 funciones, podrán verla tantas personas -21.500- como si fueran 10 en el Real, porque la capacidad del Madrid Arena es doble.

Ha sido, admite, un "desafío" en todos los sentidos, artístico, técnico "y de captación de público", tanto, que, dice "será muy difícil que se vuelva a hacer".

"Es muy difícilmente repetible por eso ningún amante de la música puede perderse. Para el Real será muy importante porque vendrá mucha gente de fuera de Madrid y se convertirá en el centro cultural del país".

Se han trasladado desde el Real, en el que por problemas de peso y dimensiones era imposible hacerla, "al Arena" de la Casa de Campo después de buscar "muchísimos espacios", en Toledo y en la provincia de Madrid.

Están seguros de que, tras tener que descartar la Caja Mágica por "problemas con el aire acondicionado", han encontrado "el sitio ideal", de fácil acceso y "muy cómodo" aunque los abonados, según Muñiz, se hayan quedado "un poco perplejos".

Es, dice, "un espacio magnífico" en el que se emplea el sistema de sonido de la "Super Bowl", en Hollywood, que garantiza la misma calidad en todo el recinto gracias a 60 micrófonos y otros tantos altavoces distribuidos por la sala.

Los diez segundos actuales que tienen de "reverberación" se bajarán a un segundo para que suene "igual que en una iglesia".

"Después de escuchar San Francisco nadie oirá a los pájaros igual", ha prometido Mortier que cree que la Casa de Campo es "aún mejor lugar" que el festival de Bayreuth, "donde hace tanto calor como aquí o más".