Público
Público

El Real emitirá mañana en directo "Las bodas de Fígaro" a 63 cines europeos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De "70" estrellas, de primera, de "A", de súper lujo. Así define Emilio Sagi a los cantantes de "Las bodas de Fígaro" que interpretan desde el pasado sábado en el Teatro Real la ópera de Mozart y que mañana tendrán ocasión de ver en directo en 63 cines digitales espectadores de 19 ciudades españolas y 24 europeas.

La empresa italiana DDCinema será la encargada de la grabación y transmisión de la ópera, que se hará vía satélite con 9 cámaras de alta definición, y la empresa municipal esMADRIDtv colaborará a través de la producción de contenidos grabados y la emisión de entrevistas en directo con Jesús López Cobos, director de la orquesta, y Emilio Sagi, director de escena.

Los cines, un total de 38 en España y 25 en Europa -de Austria, Alemania, República Checa, Holanda, Irlanda, Italia, Malta e Inglaterra- conectarán con el Teatro Real a partir de las 18:45 horas para escuchar a un presentador de excepción: el escritor Mario Vargas Llosa, que hará desde el coliseo madrileño de "introductor" de la obra.

Los intérpretes en esta ocasión -el Real ha dispuesto un doble elenco para las 12 funciones programadas- son Barbara Frittoli (condesa), Ludovic Tezier (conde), Isabel Rey (Susanna), Luca Pisaroni (Fígaro), Marina Comparato (Cherubino), Carlos Chausson (Don Bartolo) y Raúl Giménez (Don Basilio).

La ópera, que mañana también se grabará en DVD para su posterior comercialización, está ambientada en Sevilla en el siglo XVIII, tal como y lo imaginó en la obra original Beaumarchais, en la que se basa el libreto de Lorenzo Da Ponte para la partitura de Wolfgang Amadeus Mozart.

El director de escena, Emilio Sagi, ha querido que el montaje fuera "hiperrealista" y muy "sevillano" y por eso el Sol entra a raudales en la habitación de la contessa, que llega a comer y beber de verdad, en el patio corre el agua, suenan las castañuelas y un tenue aroma a azahar inunda el patio de butacas en el IV acto.

La escenografía que ha diseñado Daniel Bianco es fiel a la época de la ópera, y los trajes goyescos diseñados por la argentina Renata Schussheim resaltan la diferencia de clases tan importante en el desarrollo de la trama de esta genial ópera buffa en cuatro actos, que López Cobos dirige con el facsímil de la partitura original.

Este montaje, que, con descanso, dura casi cuatro horas, es una coproducción del Real, la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (A.B.A.O.) y el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria en la que ha colaborado el Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Lituania.