Público
Público

Realia pacta con la banca las claves de la refinanciación de su deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Realia ha pactado con sus entidades financieras acreedoras la refinanciación de 900 millones de euros de su deuda, aunque aún está pendiente de cerrar definitivamente las garantías que aportará para respaldar el pago de la misma, entre las que no estará su filial francesa SIIC de París.

Según fuentes de Realia, la refinanciación se ha cerrado con el apoyo de entidades financieras que representan más de tres quintas partes de su pasivo y que han aprobado la operación tras ser analizada por sus respectivos comités de riesgos.

El acuerdo, que se acogerá a los requisitos de la nueva Ley Concursal para evitar ser anulado en caso de suspensión de pagos, está pendiente exclusivamente de la redacción final del contrato, especialmente en cuanto a las garantías a aportar.

Las fuentes consultadas aseguraron que todavía no han decidido si aportar la SIIC de París, aunque un portavoz de la compañía sostuvo que ese activo no estará entre las garantías.

El acuerdo ha sido posible gracias a la inyección de liquidez de 100 millones de euros que aportaron los socios de la inmobiliaria -FCC y Caja Madrid-, y al compromiso de la banca de alargar el plazo de vencimiento de la deuda, previsiblemente hasta 2012.

La refinanciación está respaldada por un plan de negocio "muy conservador", que prevé ingresos procedentes exclusivamente de la actividad recurrente: la venta de promociones a compradores, sin contar con dividendos de las filiales ni ingresos extraordinarios por venta de activos.

Fuentes de Realia destacaron que, por ahora, el comportamiento de la inmobiliaria está siendo mejor de lo esperado, al vender más de lo previsto en el plan de negocio.

Para cumplir los requisitos de la reforma de la Ley Concursal, está previsto que el acuerdo se inscriba antes de que finalice el mes en el Registro Mercantil, que nombrará un experto independiente para evaluar si el plan de refinanciación y de negocio se adaptan a las exigencias para estar blindados frente a un concurso de acreedores.

La inmobiliaria tenía a 31 de marzo de 2009 una deuda neta de 2.343 millones de euros, de los que algo más de 1.300 millones corresponden a un préstamo sindicado liderado por Caja de Madrid.