Público
Público

Los realities buscan inspiración en las series

El género que ha revolucionado la televisión explora nuevas fórmulas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Hemos creado un nuevo formato, es un experimento', adelanta a Público Carmen Gónzalez, productora ejecutiva de El barco. Rumbo a lo desconocido, el primer reality inspirado en una serie de televisión en España. A medio camino entre el docu-reality y un concurso de aventuras, esta producción de Globomedia bebe del 'espíritu y la marca' de El barco, la exitosa serie de Antena 3 protagonizada por Juanjo Artero y Mario Casas.

Los más de cuatro millones de espectadores cosechados en su primera temporada han sido, en parte, el detonante para que este proyecto que está en plena fase de grabación arrancase. La idea, cuenta González, llevaba dos años guardada en un cajón por los riesgos y la complejidad técnica que supone un programa de estas características. El boomde la ficción hizo que se les 'encendiera la bombilla' para recuperar el plan.

Un total de 14 concursantes, la mayoría de ellos elegidos por encontrarse en un momento crucial de sus vidas, se subirán a bordo del buque Cervantes Saavedra (en la serie, el Estrella Polar). En la embarcación aprenderán la vida marinera, recibirán clases, convivirán y realizarán pruebas a bordo... y también pisarán tierra firme. 'Pero no verán a nadie. Cuando se bajen lo harán en zonas o calas desérticas', afirma la productora. Todo ello podrá verse en diez capítulos que emitirá próximamente Antena 3, en los que se irá expulsando a los concursantes hasta que quede un solo ganador.

'El barco' es el primer reality basado en una ficción de televisión en España

González avanza que son 'muy pocos' los que conocen el trayecto que ha llevado a cabo el buque en los 30 días que ha durado su recorrido.

'Esto es un concurso de aventura que sí conserva, como El barco, el espíritu docente', explica González. Según ella, un fan de la ficción podrá sentirse atraído al ver a 14 desconocidos viviendo 'una gran experiencia' en el mismo barco que sus ídolos de la televisión.

La idea de trasladar la ficción a la telerrealidad no es algo nuevo. La mítica serie de los años ochenta Fama ya tuvo su propio talent-show en Cuatro. La televisión de EEUU tiene dos experiencias en este sentido. La primera, The Real L Word (Showtime) que ya va por la segunda temporada, nació de la serie The L Word, sobre la vida de un grupo de lesbianas. Por otro lado, el canal Oxygen no ha dejado escapar el éxito de Glee para crear The Glee Project, un reality que comenzó a emitirse hace dos días y en el que 12 jóvenes cantantes se disputarán un papel en siete episodios de la serie.

'El género está en plena forma y le queda cuerda para rato', dice un experto

Algo parecido ha ocurrido con Downtown Abbey. El drama de época de la cadena británica ITV también ha dado el salto al reality, inspi-rado en las diferencias de clases sociales que refleja la serie. Varios famosos encerrados en una mansión ejercerán el papel de sirvientes: cocinarán, arreglarán las habitaciones, servirán la comida... Enfrente, otros tres participantes tendrán un rol completamente opuesto y darán órdenes a los criados.

El profesor de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra Bienvenido León cree que, con esta estrategia, las cadenas tratan de aprovechar el tirón de títulos ya consolidados. 'Lo que ya es conocido por los espectadores tiene más posibilidades de triunfar', opina. 'Cada vez es más difícil darle una vuelta de tuerca al género, pero el reality está en plena forma y le queda cuerda para rato', augura.