Público
Público

Reaparece el coche oficial de la ministra robado en Alicante, según un diario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El coche oficial de la ministra alemana de Sanidad, la socialdemócrata Ulla Schmidt, robado en sus vacaciones en España, ha reaparecido en las cercanías de su residencia de veraneo, al parecer abandonado por los ladrones ante el revuelo causado por el caso.

El automóvil, un lujoso Mercedes de la Clase S que fue sustraído en Denia (Alicante), ha sido hallado sin daños aparentes, informa en su edición de hoy el diario "Rheinische Post".

El robo del automóvil ha desatado en Alemania un escándalo político tanto para la ministra, que regresa hoy al país tras sus vacaciones, como para el Partido Socialdemócrata (SPD), en plena campaña electoral para las generales del 27 de septiembre.

El aspirante a la cancillería y ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, está indignado por lo ocurrido, informa hoy el diario "Bild", ante las consecuencias que ello puede tener entre el electorado, mientras cae la intención de voto a su formación en los sondeos.

Tanto la ministra, aún desde España, como fuentes del Ministerio han insistido en que el uso del automóvil oficial en vacaciones se hizo en todo momento según lo que establece el reglamento sobre el uso de coches oficiales.

De acuerdo con esas normas, todos los ministerios tienen derecho a usar un coche oficial, dentro o fuera del país, e incluso para fines privados, siempre y cuando costee éstos últimos de su bolsillo.

El caso salió a la luz el fin de semana al informar el Ministerio de la desaparición del coche, que se produjo después de que los ladrones entraran en la habitación del chófer y robaran las llaves del vehículo.

Aunque el comportamiento es legal, Schmidt se ha visto enfrentada a la acusación de haber derrochado dinero público, por trasladar un coche más de 2.400 kilómetros y por los costes que se derivan de ese transporte, como la manutención y alojamiento del chófer.

Su portavoz justificó ayer la medida con el argumento de que "el alquiler de un coche de estas características en España es muy caro y sale al día por lo mismo que el traslado del vehículo oficial desde Berlín a Alicante, unos 500 euros".

Al hilo del escándalo, la empresa de alquiler de automóviles Sixt publica hoy un anuncio-montaje a toda página en medios alemanes, con la fotografía sonriente de Schmidt, que sostiene una tarjeta de cliente de la firma, y la frase: "Lo prometo: la próxima vez alquilo en Sixt", y la coletilla: "Buenos alquileres, también en Alicante".

Bromas aparte, Steinmeier, quien mañana presentará su equipo electoral tras dos día de reunión a puerta cerrada en Potsdam (ciudad vecina a Berlín), está en los sondeos en un récord histórico a la baja.

De acuerdo con el instituto de demoscopia Forsa, afín al SPD, en caso de elección directa del próximo canciller Steinmeier sólo obtendría el 17 por ciento, frente al 58 que alcanzaría la actual titular y líder de la Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU), Angela Merkel.

El propio Steinmeier llamó ayer, tras una conferencia con los candidatos de su partido, a no dejarse amilanar por los sondeos y dijo que las elecciones se ganan en las urnas, no en la demoscopia.