Público
Público

Las rebajas de verano dan un respiro al comercio, que factura el 1,5 por ciento más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las rebajas de verano han dado un respiro a los comerciantes, que han facturado el 1,5 por ciento más que el pasado año y han crecido casi un 12 por ciento en el número de unidades vendidas respecto a la misma temporada de 2008.

Tras un año de fuertes caídas, el consumo se ha recuperado en los meses de rebajas, que se encuentra ya en su recta final y que abarca dos meses con diferentes fechas según las comunidades desde finales de junio hasta agosto.

Los comerciantes esperan que se trate de un cambio de tendencia y que lo peor haya pasado, por lo que confían en no volver a las cifras negativas del primer semestre de 2009, con caídas en las ventas del 6,5 por ciento.

Esta evolución negativa se arrastraba desde 2008, un año en que la facturación en el comercio textil cayó un 10,12 respecto a 2007.

No obstante, fuentes del sector reconocieron a EFE que la recuperación ha venido favorecida por las agresivas rebajas, en las que los precios se ofrecieron desde el primer momento con grandes descuentos de entre el 50 y el 70 por ciento.

El presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Miguel Ángel Fraile, aseguró que se ha producido un cambio en la forma de consumir de los ciudadanos, que ahora se decantan por prendas de mayor calidad y aprovechan los importantes descuentos del periodo de rebajas.

Para Fraile, la temporada de rebajas ha sido mejor de lo esperada porque cada vez hay más clientes que esperan a consumir la ropa de más calidad a precios más asequibles.

Esto supone que las tiendas llegan a la temporada de rebajas con un gran número de prendas sin vender y pueden ofrecer más tallas, colores y calidades que otros años, con el aliciente de unos precios muy tentadores.

Fraile considera que son las tiendas multimarca son más flexibles y se han adaptado mejor a los cambios, mientras que las grandes cadenas de distribución de ropa han tenido que hacer más promociones a lo largo del año para poder vender sus artículos.

El consumidor compra ahora con más racionalidad y lo que le atrae de las rebajas son los precios bajos de las prendas más caras en las que hace un desembolso mayor para adquirir calidad a mejores precios.

A juicio de Fraile, las prendas económicas se consumen más a lo largo del año, mientras que a las rebajas se va ahora a comprar productos de prestigio más ajustados de precio.

El empresario recuerda que un 80 por ciento de las familias españolas están preocupadas por la crisis y que a pesar de que en su mayoría no la sufran, existe una gran desconfianza y más ahorro, tal como indican las estadísticas oficiales, lo que hace que la compra en las rebajas sea más selectiva.

El presidente de la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (Acotex), Borja Oria, es más optimista y espera que se mantenga el cambio de tendencia para la temporada de otoño-invierno, mientras que Fraile todavía prevé que habrá unos meses muy complicados y que sólo mejorará en 2010.

El sector del pequeño comercio pasó por su peor momento en el primer cuatrimestre de este año, con cierres de 13.000 establecimientos, un dos por ciento de los 650.000 establecimientos y una pérdida de 128.000 empleados.

Fraile ha insistido en la necesidad de hacer reformas fiscales que favorezcan a los pequeños empresarios del comercio y considera que serían fundamentales para conseguir salir de la crisis.

Para Oria además hay que contar con el grave problema de la falta de liquidez por las dificultades para acceder al crédito, lo que en algunos casos cree que propicia el que se malvenda la mercancía para poder hacer frente a los pagos más apremiantes como las nóminas.

La facturación total en las rebajas de verano alcanzó unos 3.350 millones de euros, con Madrid a la cabeza, con 500 millones, seguido de Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana.