Público
Público

Los rebeldes de Congo se retiran de distintas zonas que serán ocupadas por la MONUC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rebelde Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) se está replegando de posiciones que ocupaba en el Kivu Norte, nordeste de la República Democrática del Congo (RDC), a fin de que la Misión de la ONU en este país pueda ayudar a cientos de miles de civiles desplazados.

La MONUC confirmó hoy en Kinshasa que los rebeldes encabezados por el general renegado Laurent Nkunda comenzaron su retirada durante la noche de ayer, martes, y se repliegan hacia el sur desde las áreas de Kanyabayonga, Nyanzale, Kabasha, Kiwanja y Rwindi, epicentros de fuertes combates en las últimas semanas.

El CNDP informó ayer a la MONUC que sus efectivos iban a replegarse a 40 kilómetros de los frentes de batalla a fin de dar una nueva oportunidad a la paz en la región y respaldar al enviado especial de la ONU, Olusegun Obasanjo, en su misión de mediación en la RDC.

El movimiento rebelde pidió asimismo a la MONUC que velara por la seguridad en las zonas de separación y que garantice que ninguna otra fuerza las ocupe, pues en caso contrario anulará inmediatamente su decisión de retirarse de ellas.

Según el portavoz militar de la MONUC, teniente coronel Jean-Paul Dietrich, los "cascos azules" respondieron esta mañana a un ataque de milicianos mai-mai -aliados del Gobierno congolés- contra un convoy del contingente internacional en la localidad de Kibututu, a unos 80 kilómetros de Goma, la capital de Kivu Norte.

El tiroteo se produjo cuando las patrullas de la MONUC estaban investigando informaciones de que los mai-mai avanzaban hacia la ciudad de Kiwanja tras la retirada de los efectivos del CNDP.

Dietrich puntualizó que las tropas de la ONU respondieron al ataque sólo con armas ligeras para evitar bajas entre la población civil ya que el tiroteo se produjo en uno de los mercados al aire libre de Kibututu.

Los efectivos del CNDP se han retirado por completo de Rwindi, localidad que ocupaban hasta ayer y que constituía el último acceso a Kanyabayonga, ciudad estratégica en manos de las fuerzas leales al régimen de Kinshasa y a cuyas afueras se registraron recientemente algunos de los combates más duros entre las facciones en pugna, agregó el portavoz.

Fuentes de la Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados (ACNUR), citadas por la MONUC, señalaron por su parte, que unos 2.000 civiles congoleños huyeron el martes de la zona de los combates en el nordeste congolés y se han refugiado en la vecina Uganda.

Según ACNUR, los refugiados cruzaron durante la noche la frontera entre los dos países y entraron en Uganda por la localidad ugandesa de Ishasha, a unos 120 kilómetros al norte de Goma.

Otros desplazados, que se encuentran en Bunagana, a medio camino entre Goma e Ishasha, pero en territorio congolés, se han negado hasta ahora a trasladarse al campamento para refugiados instalado en la localidad ugandesa de Nyakivale, a unos 35 kilómetros de la frontera, y prefieren permanecer cerca de sus hogares, pese al peligro de los continuos combates.

La ACNUR estima en cerca de 15.000 el número de congoleños que se encuentran refugiados en Uganda desde que se reanudaron en agosto pasado los combates entre las fuerzas de Nkunda y las tropas del Ejército congolés y sus aliados mai-mai.

Por su parte, la responsable para Kivu Norte de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU, Gloria Fernández, dijo a Efe por teléfono desde Goma que en los últimos días las agencias humanitarias "en general estamos llegando a la mayor parte de las zonas donde necesitamos estar" para prestar ayuda a los desplazados.

"Tenemos todavía algunos problemas en el sur de Lubero (unos 240 kilómetros al norte de Goma, en la zona del lago Eduardo) , pero hoy no hemos tenido incidentes de seguridad y esperamos reanudar nuestro trabajo mañana con normalidad, ya que en el resto de la provincia estamos bien".