Público
Público

Rebeldes de las FARC matan a cuatro civiles en un asalto y otros dos desertan con rehenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La guerrilla de las FARC causó hoy la muerte de tres niños y una mujer en un asalto a la localidad suroccidental de Roberto Payán, horas después de que, en otras regiones de Colombia, dos rebeldes desertaran y huyeran con dos secuestrados y algunos sabotearan una base de la petrolera estatal.

En la incursión de mayor envergadura, otros once civiles resultaron heridos, incluido un menor de edad, dijo a Efe el secretario de Gobierno de Nariño (departamento en donde fue el ataque), Fabio Trujillo.

El funcionario precisó en declaraciones por teléfono desde Pasto, la capital regional, que los menores muertos eran dos niños y una niña de 8, 11 y 12 años, vecinos de la zona urbana de la población, distante más de 700 kilómetros de Bogotá.

Los guerrilleros atacaron de manera simultánea la cabecera municipal y las aldeas rurales de Gorgona y Bocas del (río) Telembí, a una media hora por vía fluvial del casco urbano, precisó Trujillo, que lo atribuyó al frente 29 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los rebeldes utilizaron cilindros de gas doméstico cargados con explosivos y ráfagas de fusil, según los informes facilitados por la Gobernación de Nariño y el comandante de la policía regional, el coronel William Alberto Montesinos.

"Los criminales de la cuadrilla 29 (...) lanzaron morteros contra la comunidad (...), afectando a la población civil", denunció en Bogotá el ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia, en funciones presidenciales por ausencia del gobernante Álvaro Uribe.

Uribe viajó el lunes a Washington para recibir hoy, del presidente estadounidense, George W. Bush, la Medalla de la Libertad.

Los objetivos del ataque eran los puestos de la armada (marina de guerra) y de la policía, declaró Montesinos, y apuntó que ningún uniformado resultó muerto o herido en esta incursión.

Trujillo precisó que la mujer que perdió la vida era una vecina de Gorgona reportada en principio como herida.

Los otros heridos son un niño y diez adultos, siete de los cuales son hombres y tres mujeres, continuó el funcionario, y señaló que la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) los evacuó en tres helicópteros.

Nueve de ellos, dijo, fueron trasladados a Tumaco, puerto de la región sobre las costas del océano Pacífico, y los otros dos, por su estado de gravedad, a Pasto y Cali (capital del departamento del Valle del Cauca).

La FAC informó de que, antes de movilizar las tres aeronaves para esta misión, "destacó un 'avión fantasma' (de información) para neutralizar el ataque".

"Ante la presencia de la aeronave, los guerrilleros se replegaron y emprendieron la huida", añadió la misma fuerza, que indicó que mantenía en "alerta máxima" sus unidades cercanas, "con el fin de apoyar a la población, si así es requerido".

Horas antes de este asalto, dos rebeldes del frente 26 de las FARC desertaron y se entregaron a la policía junto a dos secuestrados.

Los ahora ex cautivos son el comerciante Leonardo Pardo, de 31 años, y el estudiante Álvaro Martínez, de 14, dijo a la prensa el comandante de la Cuarta División del Ejército, general Luis Alfonso Zapata.

El oficial precisó que Pardo había sido secuestrado el 24 de diciembre pasado en Villavicencio (centro) y que los rebeldes exigían por su liberación 1.000 millones de pesos (450.000 dólares).

El menor estaba secuestrado desde el 27 del mismo mes, cuando los rebeldes lo raptaron en la localidad de Medellín del Ariari, agregó Zapata, y resaltó que las FARC condicionaban su regreso al pago de 5.000 millones de pesos (2,25 millones de dólares).

En una tercera incursión registrada el domingo, insurgentes del frente 33 de las FARC coparon un campamento de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol, estatal) en Petrólea, caserío del Catatumbo, región de la frontera nordeste con Venezuela.