Público
Público

Los Rebeldes opinan que "el rock'n'roll nunca pasará de moda porque no es una moda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de la veterana banda Los Rebeldes, Carlos Segarra, reivindica, en una entrevista con Efe, la vigencia del "rock and roll" en España, un estilo musical, asegura, que "nunca pasará de moda", ya que jamás ha sido una moda.

Con más de treinta años de trayectoria a sus espaldas, Los Rebeldes siguen en la carretera con la gira "Rebeldes con causa", nombre homónimo del disco que la banda editó en 1985 y con el que entró en las listas de éxitos gracias a temas como "Mescalina" o "Eres especial".

Con motivo de la reedición de este trabajo, Los Rebeldes recorrerán este año pequeñas salas de conciertos de ciudades como Ibiza, Zaragoza, Pamplona, Oviedo o Lleida, donde actuaron recientemente para unas 300 personas en la Sala Manolita, en la que no faltaron los temas que catapultaron al grupo a lo más alto del panorama musical de los años ochenta, como "Un español en Nueva York", "Bajo la luz de la luna" o "Mediterráneo".

Segarra, considerado uno de los pioneros del movimiento 'rockabilly' español, ha seguido fiel todos estos años a sus botas camperas y su inseparable sombrero de vaquero.

También a un estilo de música, el "rock and roll", que considera su vida y cuya vigencia reivindica en estos tiempos, pese a que las actuales listas de éxitos anden por otros derroteros.

"En España, el 'rock and roll' no es una moda y lo que no es una moda no puede pasar de moda", afirma.

Barcelonés de nacimiento aunque residente desde hace tiempo en Alicante, Segarra, que está a punto de cumplir cincuenta años, lamenta que entre los grupos de música actuales no haya "un estilo coherente", y muestra de ello, añade, es que en la radio "igual escuchas un pasodoble que una balada".

Sostiene, además, que al público le suele gustar alguna canción de un artista, aunque difícilmente el disco entero, y que la misma persona que acude al concierto de un determinado cantante puede ir también al de un grupo opuesto musicalmente.

Segarra recuerda, en cambio, que en la época dorada de Los Rebeldes existía una cierta unidad musical, una coherencia entre lo que hacía su banda y otras formaciones contemporáneas como La Guardia, Loquillo o Gabinete Caligari.

"Veo grupos que hacen cosas buenas y malas, pero no se da una coherencia, un estilo personal español en la música de hoy en día", señala.

El líder de Los Rebeldes se muestra muy crítico con algunos programas televisivos dedicados a la promoción de jóvenes promesas musicales, como Operación Triunfo, ya que considera que son "pan para hoy y hambre para mañana", aunque, por otro lado, es optimista con respecto al futuro de la música en España.

Asegura, en este sentido, que los locales de ensayo de los pueblos y ciudades de toda España están llenos de jóvenes y buenos grupos que aún no han tenido la posibilidad de triunfar.

"El futuro del rock aún está ensayando", comenta.

Los Rebeldes arrastran a sus conciertos a un público muy heterogéneo, desde aquellos jóvenes, hoy no tan jóvenes, que disfrutaban 30 años atrás con sus canciones, a veinteañeros amantes del "rock and roll" y demás gente "desencantada con la bazofia que hay alrededor".

"Seguimos teniendo público de nuestra generación, pero por suerte el 80 por ciento de nuestro el público es joven", indica Segarra, que lamenta asimismo que en España la mayoría de gente que se casa "se borre del mundo" y deje de acudir a conciertos de los grupos de su quinta.

"Que te cases -apostilla- no quiere decir que estés muerto y enterrado en vida".