Público
Público

La rebelión metalizada de Custo Barcelona

El diseñador barcelonés presenta su colección para Otoño de 2010 en la New York Fashion Week

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La firma Custo Barcelona dio ayer el pistoletazo de salida a la cada vez más numerosa presencia de creadores y profesionales de moda españoles en la New York Fashion Week (NYFW): a lo largo de la semana recogerán el testigo del catalán los diseñadores David Delfín, Tony Francesc y Elisa Palomino, última en sumarse a este selecto batallón.

Tras el desfile de Custo Dalmau, y en previsión del estilo que marcarán el resto de sus compatriotas, queda claro que los diseñadores españoles están dispuesto a plantarle cara a la clásica sobriedad y la funcionalidad de la moda americana. En Manhattan, aunque ya hace años que forma parte del calendario de la NYFW, todavía no se han acostumbrado al maximalismo colorista que Dalmau abandera desde hace décadas.

El creador barcelonés, con sorprendentes concesiones al negro, color que parecía desterrados de su paleta cromática, sigue afianzando un universo creativo donde más nunca es suficiente: las mezclas que propone para el próximo invierno, definidas por la conjunción de pieles, punto y apliques metálicos, no son aptas para los amantes de la sencillez.

Con una apuesta estética que se aliaba con los excesos del glam y el rock, Custo Barcelona propone un prototipo femenino de rompe y rasga, allí estaba sentada en primera fila la supermodelo Tyra Banks para acreditarlo, quien seguro abrazará los meditados volúmenes y mini faldas metalizadas con las que Custo Barcelona pretende superar los estragos del invierno.

Por su parte, los chicos, según la visión de esta firma, deberán perder quilos y músculos para entrar en una colección de trajes extremadamente enjutos, donde los llamativos estampados y los cortes asimétricos rehuyen cualquier comparación con la imagen de los sobrios hombres de negocios.

Si la pasada temporada Custo Dalmau quería 'definir un nuevo sentido del lujo más accesible', que el mismo definio como lowxury, esta temporada quiere 'definir una nueva actitud que sea fuerte, energética y contemporánea, que conecte con la mentalidad de una nueva era', comentaba Custo Dalmau.

La visión de un diseñador global, más allá de las frivolidades inherentes al sector de la moda, nos permiten descubrir que, tras sucumbir a los estragos de la crisis económica y buscar nuevas formulas para superarla, ahora toca quitarse las penas de encima y enfundarse trajes y vestidos metalizados, combinados con una actitud rebelde, pero con causa.

Mezclas insólitas de materiales como lana, pelo, piel y apliques metálicos, unidos a estudiados volúmenes y grafismos inspirados en el mercurio, es la apuesta de Custo Barcelona para aquellas que decidan romper con la monotonía y subirse al carro de la estética glam.

Se terminaron los días para vigorexicos y metrosexuales, Custo Barcelona inicia la era de un nuevo hombre adscrito a la delgadez de trajes de chaqueta fuera de cualquier convencionalismo, donde los estampados más llamativos se funden con una apariencia de clara evocación rockera.