Público
Público

La recesión en Francia y Japón confirma la debilidad de la economía mundial

Las malas previsiones para el cuarto trimestre de estos dos países, sumados a la recesión en la eurozona recrudecerán la crisis en los próximos meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La recesión sigue en auge. Este lunes se han conocido dos datos de Francia y Japón que no invitan al optimismo: la economía japonesa, que en el tercer trimestre del año registró una caída de la actividad del 0,9%, ha entrado en recesión técnica después de que el Gobierno nipón haya revisado a la baja sus anteriores cifras del producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre del año, hasta mostrar una contracción del 0,1%. De esta forma,  Japón registra su segundo trimestre consecutivo en negativo.

Esta revisión a la baja supone un varapalo para el Gobierno del primer ministro, Yoshihiko Noda, de cara a las próximas elecciones del 16 de diciembre, mientras que refuerza la postura del principal líder opositor, Shinzo Abe, defensor de una actuación más agresiva por parte del Banco de Japón en favor de un estímulo ilimitado a la economía.

Tampoco de Francia vienen buenas noticias. El Banco de Francia confirmó hoy su previsión de que la economía francesa caerá un 0,1% en el cuarto trimestre, lo mismo que había calculado para el tercero, lo que significaría una entrada en recesión del país, por primera vez desde la crisis de 2009.

Por otro lado, el Instituto de Estadística de Francia (Insee) ha informado de que la producción insdustrial del país galo retrocedió un 0,9% en octubre respecto al mes anterior, cuando había caído un 3,4%.

Estas cifras confirman la debilidad de la economía mundial. Pero es sobre todo en la eurozona, cuya crisis sigue siendo la 'principal amenaza para la economía mundial', donde la situación se agrava. Pese a los recientes avances a nivel político, el contexto sigue 'precario', según los analistas, y 'no es difícil imaginar que la situación pueda degenerar', lo que arrastraría al mundo a la recesión. 

Las últimas previsiones de la OCDE tampoco son alentadoras: hace escasos días el organismo internacional rebajó sus previsiones de crecimiento para la mayoría de las grandes economías. Según la OCDE, la economía de Estados Unidos crecerá 2,2% este año (contra el 2,4% previsto en mayo). 

En la Eurozona, se espera una recesión del 0,4% en 2012, frente al 0,1% previsto en mayo y un exiguo crecimiento del 0,1% el próximo año, en vez del 0,9% previsto con anterioridad. La recuperación tendrá que esperar hasta 2014, cuando se espera un crecimiento del 1,3%. Este dato rebate el anunciado por el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, quien este lunes anunció el fin de la recesión en España para el verano de 2013. Una previsión que para muchos peca de optimista.