Público
Público

Rechazo a la propuesta de desligar salario e IPC

Sindicatos y Gobierno defienden el modelo de revisión salarial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No pretendía inmiscuirse en la política salarial de España, pero sus sugerencias no han sentado bien. Las palabras de la canciller alemana Angela Merkel, que criticó el miércoles la vinculación entre salarios e inflación que se hace en países como España, tuvieron ayer una respuesta de rechazo unánime de los sindicatos, y fue acogida con poco entusiasmo por el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, y por el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Desligar salarios e inflación es precisamente una de las propuestas fuertes de Merkel frente a la crisis.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, no dudaron en calificar de 'grave error' eliminar las cláusulas de revisión salarial en los convenios colectivos. Para Toxo, 'España tiene poco que aprender de otros lugares' en tanto que cuenta con un sistema de negociación colectiva 'potente' que ha servido de referencia para otros países. 'Si alguien pretende volver al sistema que referencia los salarios a la inflación pasada comete un gravísimo error que tendría efectos inflacionistas', subrayó el líder de CCOO.

Méndez advirtió de que si se eliminan las claúsulas de revisión salarial, los sindicatos 'no sacrificarán el crecimiento de los salarios y habrá problemas de inflación'. Defendió además que el actual sistema hace compatible 'la lucha contra la inflación con el crecimiento de los salarios' y es adaptable a tiempos de crisis. 'Tenemos una experiencia de más de tres décadas', remarcó.

El representante de los sindicatos alemanes, Michael Sommer, también intervino en el debate para asegurar que el crecimiento de los salarios debe pactarse entre empresarios y trabajadores. 'La política no debería inmiscuirse en este asunto', dijo.

En la misma línea se pronunció el presidente del Gobierno, que se remitió a 'la negociación colectiva' para evitar pronunciarse sobre la posibilidad de desvincular el crecimiento de salarios e inflación. 'Dejemos a sindicatos y empresarios lo que corresponde a la negociación colectiva', afirmó.

También el ministro de Trabajo se pronunció sobre esta materia, aunque con más rotundidad, ya que señaló que el actual modelo 'no ha tenido una mala experiencia' y también sirve para recuperar pérdidas empresariales, como ocurrió en 2010.

El líder del PP, Mariano Rajoy, no se pronunció ayer al respecto pero sí dejó clara su postura sobre la negociación colectiva, cuya reforma negocian ya sindicatos y patronal. 'Yo sólo quiero dejar un mensaje. Los convenios y acuerdos entre empresarios y trabajadores, sobre los sueldos y sobre todas lascondiciones de trabajo, sólo deben ser de dos tipos: un convenio nacional, que fije un marco general y que tenga en cuenta el interés general de la economía, y luego convenios de empresas porque es en las empresas donde se conoce mejor la situación', defendió.

Con ello aboga por eliminar convenios sectoriales y provinciales, informa María Jesús Güemes. Algo que reclama la patronal. A su juicio el sistema tiene que ser 'mucho más flexible' y si lo hubiera sido 'tendríamos muchísimas menos personas en el paro'.