Público
Público

Rechazo unánime ante los planes de un pastor de Florida de quemar el Corán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los planes de un pastor de una pequeña iglesia bautista de Florida (EEUU) de quemar el Corán el próximo sábado, coincidiendo con el noveno aniversario de los atentados del 11-S, generaron hoy el rechazo unánime de la comunidad internacional.

Ante esta idea de quemar copias del Corán, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, instó al reverendo Terry Jones, pastor de la iglesia Dove World Outreach Center en Gainesville (Florida), a desistir de ese plan y condenó dicha propuesta.

Subrayó que se trata de algo "indignante" y una "aberración" que no refleja los valores de EEUU, al tiempo que calificó de "lamentable" que esa pequeña congregación haya logrado tanta atención por la forma tan "vergonzosa" de conmemorar el noveno aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, en los que murieron unas 3.000 personas.

En el mismo sentido fue la reacción del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para quien una iniciativa de esta naturaleza "sólo puede conducir a incrementar la discordia y la polarización entre las comunidades".

"Este tipo de acciones se contradicen con los esfuerzos de Naciones Unidas y de muchos otros para fomentar la tolerancia, el entendimiento entre culturas y el respeto entre las religiones", dijo el portavoz de la ONU, Farhan Haq, en nombre de Ban

Los planes del pastor de Florida también generaron preocupación en el Viejo Continente.

La Unión Europea (UE) expresó su rotunda condena a los planes del pastor protestante de Florida y aseguró que la Alta Representante comunitaria Catherine Ashton considera que "esta no es la forma adecuada de proceder".

También hubo críticas desde otras religiones y, así, el Vaticano señaló que esa iniciativa es un "ultraje a un libro considerado sagrado" por una comunidad religiosa.

En un comunicado, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso afirmó que "a aquel despreciable acto de violencia (los atentados del 11-S) no se puede poner remedio" con un gesto de este tipo.

Las críticas también se sucedieron desde el Líbano, donde dirigentes tanto cristianos como musulmanes condenaron el llamamiento del pastor estadounidense a quemar copias del Corán.

El presidente libanés, el cristiano Michel Suleimán, destacó que "esos actos son incompatibles con las enseñanzas religiosas divinas que preconizan la tolerancia y se oponen de modo radical a la lógica del diálogo de las civilizaciones", mientras para el vicepresidente del Consejo Superior Chií Abdel Amir Kabalan son un "acto de barbarismo que nada tiene que ver con los valores religiosos".

Además, la comunidad internacional alertó de las consecuencias que esa acción puede tener para las tropas internacionales desplegadas en Afganistán.

Al respecto, el jefe de la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA), Staffan de Mistura, calificó de "repugnante" esos planes y advirtió de que ello puede espolear a los insurgentes afganos.

"Quiero expresar en los más duros términos nuestra preocupación e indignación sobre el anuncio hecho por un pequeño grupo religioso de quemar el Corán", según Mistura, quien pidió a los promotores del plan que desistan de su propósito.

En este sentido, la Casa Blanca estadounidense y el jefe de las tropas internacionales desplegadas en Afganistán, general David Petraeus, también han mostrado su preocupación.

"Como dijo Petraeus, pone nuestras tropas en peligro y, por tanto, supone un motivo de preocupación para este Gobierno", dijo ayer un portavoz del Gobierno estadounidense.

Pese a todas las presiones, el reverendo Jones insiste en que seguirá adelante con sus planes y asegura, en declaraciones a la cadena televisiva CBS, que con la quema del Corán quiere enviar un mensaje contra el "radicalismo" del islam.